¿Qué es y cómo se promueve en República Dominicana? Acá, algunos apuntes sobre la industria de la creatividad.

Nuestra edición 102 está dedicada a la Economía Naranja, conocida también con el término de Economía Creativa. Aunque desde hace varios años hemos escuchado el término, fue precisamente en este 2021 que ya termina cuando se posicionó en su máxima boga. Principalmente con la declaratoria de la Asamblea General de la ONU como «Año Internacional de la Economía Creativa para el Desarrollo Sostenible».

Hablar de economía naranja, es referirse a la capacidad del ser humano de superar los tropiezos para sobreponerse y avanzar. Este nuevo modelo, que motoriza al mundo económico, se fundamenta en la creatividad como columna vertebral de su desarrollo y al emprendimiento como actividad.

Pero ¿Cuáles son los principales conceptos que se desarrollan alrededor de ella y permiten comprenderla para construir una idea de emprendimiento innovadora? Aquí te contamos cuál es la razón de ser de la Economía Naranja.

Economía Naranja

¿Qué es la Economía Naranja?

La Economía Naranja ha sido abordada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) desde hace varios años. Es un Conjunto de actividades que de manera encadenada permiten que las ideas se transformen en bienes y servicios culturales, cuyo valor está determinado por su contenido de propiedad intelectual.

El universo de la economía creativa abarca varios campos. Entre ellos la industria editorial, las artes visuales, escénicas y espectáculos. Asimismo, el turismo, la gastronomía y el patrimonio cultural. También entran en el grupo la educación artística, cultural y las áreas de soporte para la creatividad (tecnología).

  1. La Economía Naranja genera oportunidades de negocios que pueden cambiar el mundo, como el uso del mercado digital a través de internet, redes sociales, y el desarrollo de tecnología.
  2. Produce bienes o servicios culturales pueden generar regalías vitalicias mediante la propiedad de derecho intelectual.
  3. El producto de la Economía Naranja suele ser un bien digital que puede ser fácilmente exportado al mundo entero.
  4. Genera empleos, valioso aporte en los distintos sectores.
  5. Cada día, la Economía Naranja tiene mayor aceptación y se generan políticas que permiten el desarrollo de la misma.

Hoy en día la Economía Creativa es una fuerza transformativa de cambio y su potencial para el desarrollo es inmenso, es una multitud de oportunidades para el desarrollo comunitario, local y de un país.

¿Por qué ‘Naranja’?

Quienes se dedican al estudio de este modelo económico, han detallado que el naranja es el color para la cultura, la creatividad y la identidad; fundamentos que han impulsado a esta corriente que se abre paso dentro de las naciones, enfrentando a la economía tradicional. Se debe tener en cuenta que la economía naranja no sustituirá a los modelos o desarrollos económicos tradicionales, pero sí convertirse en una alternativa real.

La Economía Naranja en República Dominicana

Economía Naranja

En su Estrategia Nacional de Desarrollo (END 2030) que fue constituida en el 2012, República Dominicana cuenta con objetivos que incluyen el impulso de las Industrias Culturales y Creativas (ICC).

El objetivo general 2.6 “Cultura e identidad nacional en un mundo global” de la END 2030, incluye el objetivo específico 2.6.2 que cita “promover el desarrollo de la industria cultural” el cual tiene los siguientes lineamientos de acción, según el Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes (MICM):

1. Desarrollar la oferta cultural, específicamente la artesanía, con el fin de crear productos atractivos para la actividad turística y promover el patrimonio cultural tangible e intangible.

2. Fomentar las industrias culturales, incluidas las TIC, el mercado de bienes y servicios culturales, con el fin de elevar el nivel de vida de la población y promocionar la identidad cultural como valor agregado.

3. Promover la comercialización de los productos y servicios culturales, tanto a nivel local como a nivel internacional.

4. Diseñar mecanismos de apoyo financiero a creadores individuales y colectivos, de obras culturales de interés público.

5. Impulsar programas de capacitación y formación en áreas vinculadas a los procesos productivos de las industrias culturales.

6. Diseñar mecanismos que impulsen una eficiente distribución de los libros de autores nacionales.

¿Se ha avanzado en nuestro país?

De acuerdo con el MICM, la mención explícita de la promoción de las ICC en el plan de desarrollo nacional, justifica y compromete a todas las instituciones dominicanas, tanto públicas como privadas, a trabajar de manera ardua para enfrentar los retos y consolidar al sector.

En los últimos años, los esfuerzos gubernamentales para la promoción del desarrollo de la industria cinematográfica en nuestro país constituye una prueba inequívoca de pasos sólidos en ese sentido. Sin embargo, hasta el momento, el país solo tiene como referencia oficial los resultados de la “Encuesta Nacional de Consumo Cultural de República Dominicana 2014” (ENCC-RD 2014), que ubicó a cerca de 1.8 millones de dominicanos de 15 años y más asistiendo a algún lugar o evento cultural, siendo precisamente el cine el lugar más frecuentado con un 45%, seguido por los eventos artísticos con un 14%.

Asimismo, apunta que, que de las 5.2 millones de actividades de navegación por Internet reportadas en el 2014, las principales fueron: escuchar música grabada (21%), ver vídeos y películas (20%), y descargar música y video (16%). Cabe destacar que estos números pueden ser muchos más elevados debido al acercamiento las nuevas generaciones tecnología, el distanciamiento social y las nuevas formas de generar dinero a través de las plataformas digitales.

MANTENTE AL TANTO DE TODO LO QUE ESTÁ HAPPENING EN RD EN TU BANDEJA DE CORREO SUSCRIBIÉNDOTE A NUESTRO NEWSLETTER AQUÍ. ¡SOLO BUEN CONTENIDO, CERO SPAM!