Octubre es el mes de la lucha contra el Cáncer de Mama. Por ello, te decimos cuáles son los 10 mitos que necesitas dejar atrás sobre esta enfermedad.

Este 19 de octubre se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama. Por ello, te decimos cuáles son los 10 mitos que necesitas dejar atrás sobre esta enfermedad y te explicamos por qué es tan importante romper esas falsas creencias que no ayudan en nada a la prevención de este padecimiento de salud.

Cáncer de mama

Sin duda, el mayor enemigo de una enfermedad es la falta de información. Y si volvemos parte de nuestra cultura la autoexploración y chequeos constantes, muy probablemente la cantidad de muertes al año por cáncer de mama podrían bajar drásticamente. En consecuencia, necesitamos romper esos tabúes y mitos y hablar abiertamente de un tema que podría salvar muchas vidas. Todo con acciones simples como la prevención, información y autoexploración.

Por eso enlistamos esos mitos que desde ya debes de dejar de creer sobre el cáncer de mama.

 

Mito 1: las mamografías pueden causar cáncer de mama

Cáncer de mama

Muchas mujeres se sienten realmente preocupadas por realizarse una mamografía por miedo a que la «radiación» les genere cáncer de mama. Pero este procedimiento es completamente inofensivo y realmente necesario para realizar un diagnóstico certero sobre esta enfermedad.

Mito 2: el sostén puede promover su aparición

En los últimos años ha existo un rumor que asegura que el uso prolongado de bras con varilla es el causante de comprimir los canales del sistema linfático (lo que supuestamente provoca la acumulación de toxinas en el tejido mamario). Pero este infundado mito fue desmentido por la Sociedad Estadounidense de Cáncer, que ha explicado que no existen evidencias de que la compresión del sistema linfático por parte de los sujetadores tenga ningún efecto sobre el riesgo de padecer cáncer de mama.

De acuerdo con los estudios, una de las verdaderas causas de este padecimiento es el sobrepeso y, debido a que las mujeres con grandes pechos requieren sugeridores con mayor resistencia, se ha creído falsamente que el verdadero culpable de esta enfermad es la ropa interior.

Mito 3: El uso prolongado de desodorantes también promueve el cáncer de mama

Por mucho tiempo se ha creído que el uso de desodorante no antitranspirante es el responsable de que los poros de la piel se obstruyan, e impidan una correcta respiración de la piel.

Debido a que la mayoría de los desodorantes contienen aluminio, se ha sospechado que ese elemento químico (al igual que el estrógeno) son causantes de esta enfermedad, pero tampoco existen pruebas científicas contundentes que comprueben la veracidad de este mito.

Mito 4: Consumir soya es un detonante

Esta popular legumbre tiene un alto contenido de isoflavonas (estrógenos vegetales), razón por la cual se ha pensado que podría ocasionar cáncer de mama. Sin embargo, estos ‘estrógenos vegetales’ en realidad son mucho más débiles que los estrógenos reales que genera el cuerpo femenino. Y de acuerdo con varios estudios, el consumo puede variar de persona a persona, dependiendo de la cantidad de estrógenos naturales que genera cada persona o su edad.

Mito 5: es una enfermedad sólo de mujeres

Cáncer de mama

¡TOTALMENTE FALSO! esta terrible enfermedad no distingue género sexual. Es cierto que el cáncer de mama es un padecimiento que aqueja especialmente a las mujeres. Principalmente debido a la gran carga de estrógenos que genera naturalmente el cuerpo femenino. Pero este padecimiento también puede presentarse en hombres. Y, por desgracia, como es poco conocida está información, es más alta su mortalidad entre los hombres que padecen esta enfermedad. Principalmente porque al descartarla y no realizarse los estudios pertinentes suelen morir por no realizarse a tiempo un estudio e iniciar un tratamiento en su etapa inicial.

Mito 6: el consumo de papas fritas causa cáncer de mama

También se cree que la acrilamida que contienen las papas fritas aumenta el riesgo de desarrollar cáncer. Y según el Instituto Nacional del Cáncer (INC), la principal fuente de exposición a esta sustancia es el humo del tabaco. Después estarían algunos alimentos entre los que se incluyen las papas fritas. Sin embargo, su concentración varía dependiendo del fabricante y del tiempo, método y temperatura de cocción.

Mito 7: la col es un remedio contra el cáncer de mama

Un alto consumo de coles (brócoli, coliflor) se han considerado «remedios naturales» para curar el cáncer de mama. Y aunque es cierto que estos vegetales son altos en nutrientes beneficiosos para la salud, en realidad la mejor forma de evitar el desarrollo del mencionado padecimiento es una dieta alimenticia balanceada y visitas regulares al médico.

Mito 8: Si nadie en mi familia lo ha padecido, estoy libre de riesgo

Si en tu familia nadie ha padecido cáncer, no significa que no debes de realizarte chequeos constantes y que estés libre de padecer cáncer de mama. Es verdad que en algunas familias, desgraciadamente, el cáncer es hereditario. Pero que ningún miembro de tu familia haya padecido algún tipo de cáncer o cáncer de mama quiere decir que tu estés exenta de padecerlo.

Padecer cáncer es el resultado de una mutación genética. Muchas veces es causada por factores externos como el tabaquismo, la mala alimentación o el exceso de exposición a radiación, por nombrar solo algunos.

Mito 9: El cáncer de mama se puede evitar

Esta terrible enfermedad no se pueda evitar pero sí prevenirse con buenos hábitos alimenticios y una vida saludable en general. Asimismo, con una temprana detección (donde se puede realizar un diagnóstico verdaderamente favorable).

Por eso es sumamente importante estar al pendiente de cualquier cambio que notes en tus senos y axilas y acudir inmediatamente al medico para lograr un diagnóstico a tiempo.

Mito 10: sólo mujeres de 40 años o más lo padecen

Es cierto que el riesgo de padecer cáncer de mama es mayor en mujeres de mas de 40 años de edad. Pero esta enfermedad no discrimina sexos, posición social o nacionalidad ¡y tampoco discrimina la edad! Existen muchas mujeres jóvenes que han sido diagnosticadas con cáncer de mama. Por ello es de vital importancia la autoexploración mensual después de tu ciclo menstrual.