Una conversación personal con la modelo dominicana, estrella de pasarelas, campañas internacionales y las más bellas portadas de septiembre.

Fotografía principal: Porter Magazine

Hiandra Martínez está viéndole la cara de frente al éxito. La chica dominicana de 23 años está brillando como nunca en su carrera – la moda-, y para muestra, basta darle una chequeadita a las portadas de septiembre (la edición más importante del año) de Vogue Latinoamérica, Vogue Italia y Porter Magazine. Esto, a pocos meses de haber protagonizado tres portadas distintas para Vogue Rusia y tras años destacándose en las campañas y pasarelas de las marcas y diseñadores más respetados de la industria. Saint Laurent, Fendi, Moschino, Coach, Versace, Ferragamo… la lista es larga.

Al principio no estaba muy enganchada la idea de ser modelo y confiesa que hasta dos años más tarde no se interesó de verdad la carrera. No obtuvo oportunidades de trabajo en su propio país (en República Dominicana aun batallamos con estereotipos de belleza muy influenciados por otras culturas) y le tomó 5 años debutar en las pasarelas internacionales.

Hoy día se lo está disfrutando en grande. En los últimos 4 años no ha parado de trabajar y los resultados no se hicieron esperar. Ganó notoriedad de inmediato y se convirtió en una figura clave en la industria. Espacio que comparte feliz con otras top models dominicanas. Lo mejor es que basta conversar con Hiandra para darse cuenta de que sus pies se mantienen en la tierra. Se revela sencilla, abierta, educada y amable, sin ínfulas de nada. Ni siquiera se cree la gran supermodelo… ¡y vaya que lo es!

Hiandra Martínez
Debutar en exclusiva de la mano de Saint Laurent en 2017 catapultó la carrera de Hiandra Martínez

¿Cómo fue tu infancia?

Me crie con muchos hermanos, tengo cuatro hermanos de padre y madre y tres primos que son mis hermanos de crianza. Yo era muy “machorra” (risas), siempre me he llevado bien con los chicos y en mi casa predominaban los varones. Siempre fui de jugar con ellos, montar patineta… Tengo las piernas llenas de marcas por las caídas.

Sabemos que decidiste probar como modelo por recomendación de unos familiares. ¿Cómo fue ese momento y qué edad tenías?

Sí, yo nunca pensé ser modelo. No me gustaba. Tenía la idea de que era superficiales, tontas, que tenían que tener un cuerpo voluminoso… es lo que había visto en algunos concursos de belleza. Desde que era niña siempre me decían que podía ser modelo, que sería una modelo muy bonita, pero yo contestaba que no. Hasta que una vez, cuando estaba de vacaciones donde una tía, ella y mi prima me dijeron de un casting, porque vieron el anuncio por televisión. Lo primero que dije fue que no, pero mi prima me dejó de hablar y solo me quedaban cuarto días en su casa (risas). Así que acepté para que me dejaran tranquila. Tenía 14 años.

Cuando llegué a la puerta del casting, alguien me dijo: “¡A ti te estaba esperando!” Yo era muy tímida, me quedé callada, sin saber qué responderle. Se suponía que en ese casting los resultados de las seleccionadas se entregaban unos días más tarde, pero Sandro me eligió ese mismo día.

Cuéntame un poco de cómo fue ese momento en que dejaste la República Dominicana para dedicarte formalmente a tu carrera como modelo.

No me fui definitivamente de una vez. Debuté con Saint Laurent en París, ese trabajo fue de una semana y luego volví para la República Dominicana. Me contrataron de forma exclusiva, así que no podía hacer ningún otro show, ni podían verme en ningún otro lugar. Fue una semana muy intensa, todos los días teníamos algo. Fue difícil porque soy muy tímida y no conocía el idioma, no entendía lo que me decían. Me sabía algunas palabras, pero hablaban tan rápido que no lograba entender bien.

También pasó que un mes antes de eso, me caí y me lesioné un pie, así que no podía esta mucho tiempo parada o con tacos, pero el primer día estuve usando unos tacos de 6 pulgadas durante unas 10 horas. Me habían seleccionado para cerrar el show, y aunque yo no sabía lo que significaba eso, recuerdo que Sandro se emocionó muchísimo. Un día antes del show, en el ensayo, mi pie se durmió en plena pasarela, mientras caminaba. No lo podía mover, no me respondía. Hicimos todo lo posible para que pudiera aguantar y hasta me probaron el look con unos zapatos planos, pero no se veía igual. Finalmente pude desfilar con los zapatos planos, lo cual fue muy bueno para mí, pero no pude cerrar el show.

Hiandra Martínez
Hiandra en la campaña otoño 2018 de Versace… un sueño hecho realidad

 

Hiandra Martínez: 4 años pisando fuerte

Desde 2017, has trabajado con las mejores marcas y diseñadores de la industria. Entiendo que quizá al principio quizá no estabas tan consciente de lo que significaba, pero que a medida que ibas avanzando, sí empezaste a entender la magnitud de las oportunidades que estabas consiguiendo. ¿Cuál ha sido el trabajo más emocionante que has conseguido y por qué fue tan especial para ti?

Así es, debuté con Saint Laurent y, aunque había escuchado de la marca, no la conocía realmente. Creo que la que más me emocionó fue cuando pude trabajar con Versace. Es una marca que todo el mundo conocía en República Dominicana, hasta yo (risas), es un ícono. Recuerdo que cuando me llamaron y me dijeron directamente para hacer el fitting, sin pasar ni siquiera por el casting, no me lo podía creer, estaba súper emocionada.

 

Eres protagonista de varias de las portadas más importante del año, las ediciones de septiembre de Vogue, Porter, entre otras. ¿Qué significa esto para ti?

Me siento muy contenta y satisfecha con mi trabajo, siempre me emociono cuando veo el resultado final. A veces estas fotos se trabajan con mucho tiempo de antelación y cuando sale el trabajo puede que ni recuerde exactamente cuándo lo hice. En esta ocasión, por la pandemia, las portadas de Vogue salieron de una vez, prácticamente, un mes y algo después de haber hecho las fotos. Se siente muy bien. Pero si te digo la verdad, todavía no me lo creo. A veces digo “Wow, ¿y esa soy yo?”, se siente así todavía, como que no me lo creo. Y creo que ese es como mi truco: no creérmelo mucho, trato de tener esa mentalidad. Sí me alegro cuando salen las publicaciones, cuando consigo los shows, disfruto mucho todo lo que está pasando, pero no me lo creo demasiado y no dejo que se me suba a la cabeza.

 

¿Cómo luce tu agenda para el próximo mes?

Realmente así no es que funciona (risas) En esta carrera es casi imposible saber lo que vas a tener con muchos días de antelación, a veces te enteras de lo que tienes que hacer un día antes y hasta unas pocas horas antes. Se vive mucho día por día. Por ejemplo, yo hablo casi todos los días con mi manager aquí en Estados Unidos, y tenía entendido que no tenía nada para esta semana. Pero me llamó el domingo en la noche para decirme que tenía trabajo el lunes. Y después de no tener nada esta semana, trabajé lunes, martes, jueves… etc. A veces puedo saber los trabajos que tengo con una semana de antelación, pero generalmente se vive día por día; me pueden llamar hoy para decirme que debo volar mañana.

Al principio eso me costó mucho. Creo que estuve como dos años sin hacer planes con mi familia, con mis amigos o con mi novio, porque fácilmente me llamaba mi manager a los 15 minutos de haber hecho esos planes para decirme que tendría que trabajar. Fue muy difícil para mí acostumbrame a no saber lo que iba a pasar, los primeros años fueron duros en ese sentido.

La industria de la moda tiene más modelos latinas que nunca antes en la historia y las dominicanas están arrasando. ¿Qué tal la experiencia de compartir este momento en tu vida con otras jóvenes de tu país y tu región?

Es un gran apoyo. Como te dije, no es fácil legar y no conocer el idioma, a nadie. Es buenísimo tener cerca otras dominicanas que te entienden, que comen lo mismo que tu (risas), sobre todo eso. A veces, si tengo shows en la misma ciudad con una de ellas, aunque no nos quedemos en el mismo hotel, puede que me diga: “ven a mi hotel, que cociné” (risas), es una surte. Por eso cada vez que yo veo una dominicana, la trato con todo el cariño y le doy todo el apoyo, porque yo sé que no es fácil.

 

“Cuando la vimos quedamos encantados inmediatamente. Nos impactó con ese rostro tan específico, con esa elegancia y clase natural que tiene. Es una mujer con un deseo increíble de hacer las cosas bien. Cuando le llegó su momento y debutó, sabía a lo que iba. Sabía la oportunidad que tenía en sus manos con esa alianza tan fuerte con Saint Laurent y Anthony Vaccarello. Ha aprovechado todo al máximo. Hiandra llegó para quedarse».

Sandro Guzmán

 

Hiandra, para Coach

 

¿Qué crees tú que tienen ustedes que las hace tan atractivas en este momento en la industria? Bueno es algo que tenemos las dominicanas y también las latinas, y es que no decimos que no a los trabajos. Quizá por lo que nos cuesta llegar, por lo mucho que tenemos que esforzarnos, trabajamos duro, decimos que sí, estamos siempre dispuestas y con buena actitud. Eso no lo tienen todas las chicas. Eso lo he hablado mucho con Mica (Argañaraz), ella me dice lo mismo: decir siempre que sí nos hace diferentes.

 

¿Cuál dirías que son tus principales fortalezas como modelo? Creo que tratar a las personas como quiero que me traten, eso es algo que tengo siempre presente. Y, como te comentaba, siempre digo que sí. Aunque un trabajo me pueda parecer tedioso al principio o no tenga muchas ganas de hacerlo, digo que sí. He visto muchas modelos que, incluso empezando, dicen: “ay no, levantarme a tal hora, hacer tal cosa”… dicen que no o llegan y están todo el rato con una cara. Yo, muy difícilmente digo que no a un trabajo.

Otra cosa es que trato de ayudar lo más que pueda cuando estoy trabajando. Por ejemplo, trabajamos con estilistas y asistentes de estilismo que son los encargados de vestirnos, y si veo que hay algo que puedo ayudar o hacer yo más fácilmente, como ponerme un zapato, abotonarme o algo, siempre digo, “ven, yo te ayudo”. También soy muy atenta a los detalles y muy rápida al vestirme. Sobre todo en los desfiles, eso es algo muy importante, y yo fácilmente en 14, 15 segundos tengo pantalón y blusa puestos, ¡vámonos! (risas).

Desfilando para Stella McCartney en 2018

Señalas cualidades que nada tienen que ver con lo físico…

Es que eso no es lo más importante. Tú llegas por algo, claro, y muchas veces es algo físico, pero para permanecer hay que tener otras cosas. La belleza se acaba, lo físico cambia y, de hecho, puede haber otras niñas parecidas a mi físicamente o que llegue una niña con el mismo look, pero son esas otras cosas las que hacen la diferencia. Quizá no trabaje tan duro como yo trabajo o no tenga la disciplina que yo tengo.

 

Todo el esfuerzo vale la pena

Mencionaste que uno de los mayores retos fue adaptarte a la incertidumbre y a la falta de agenda de la industria, a no poder planificar tus semanas de trabajo, etc. ¿Cuál es la parte es la que más disfrutas de tu trabajo?

Ver el resultado final. A veces pasan meses antes de ver el trabajo final, pero eso es lo que más me gusta. Algunas personas piensan que esta carrera es fácil, y no lo es. He pasado 2 meses y pico durmiendo en hoteles, sin dormir en mi cama, muchas veces viajo hasta 7 veces en dos semanas, a veces tienes que estar muchísimas horas con zapatos altos… En una ocasión con unos zapatos que tuve que usar se me hinchó el pie tanto que nunca ha vuelto a la normalidad. Además, se me quedó pegada la piel de unas bandas que tenían esos zapatos. O sea, no es fácil, pero cuando veo el resultado final, es como ¡wow! Mira el resultado de todo el esfuerzo. Eso es lo que más disfruto.

View this post on Instagram

Tbt @moschino @itsjeremyscott

A post shared by Hiandra Martinez (@hiandramartinez) on

¿Cuál es el mejor consejo que has recibido, ese que te ha servido en todos estos años de carrera?

Que trate a los demás como deseo que me traten es uno de los tantos consejos que me ha dado Mica (otra referencia a la modelo argentina Mica Argañaraz). Ella es buenísima, bellísima persona. También me dijo siempre que trabaje duro, porque valdrá la pena. Que llegaría un momento en que estos años de trabajar tanto y ser constante, darían sus resultados y alcanzaría un nivel en el que podría tener más libertad. Luego de que me dijo eso, me puse súper positiva. Y es así, lo puedo ver ahora, aunque todavía me falta mucho. Vale la pena todo el esfuerzo.

 

Antes la carrera de modelo era bastante corta. Ahora vemos modelos trabajando activamente bien entrados sus 40 años. ¿Te gustaría seguir en la moda cuando tengas esa edad o tienes otros planes para tu futuro?

Me visualizo trabajando varios años más, espero a los 30 estar trabajando todavía, pero no haciendo solo esto ni dependiendo de esta carrera. Me visualizo haciendo otras cosas también, teniendo una empresa, porque, aunque se puede trabajar siendo mayor, no es al mismo ritmo. Quiero tener otras cosas.

¿Qué haces para mantener la cordura cuando tienes demasiado trabajo?

Hablar con mi familia y con mis amigos. Eso es lo que más me ayuda cuando hay mucho estrés, me hace sentir yo. Eso y hacer cosas normales como cocinar, limpiar en mi casa, jugar basquetbol, es lo que mejor me funciona,

Fuente: Models.com

¿Cómo es Hiandra Martínez como persona?

Soy tímida (risas), lo he dicho mucho, pero en verdad soy muy tímida. Soy muy familiar, positiva, tengo el carácter muy fuerte (risas), muy muy fuerte. Mi mejor amiga diría que soy muy auténtica. Siempre soy yo misma y digo las cosas claras y como son, no trato de ser otra persona para agradarle a nadie.

 

¿Qué tanto visitas la República Dominicana, qué te gusta hacer cuando vienes y cuál es tu lugar favorito aquí?

Generalmente voy dos veces al año. ¿Qué hago? ¡Comer mucho! Como de todo, lo que sea y donde sea. Comparto mucho con mi familia, trato de conocer mejor la República Dominicana, visitar lugares nuevos para mí. Antes, cuando vivía allá, no tenía los recursos y no podía hacer muchas cosas. Ahora trato de ir a esos lugares que quería visitar y llevar a mi familia a lugares a los que nunca haya ido. Mi lugar favorito es donde vivo, Peralta. Me encanta estar en contacto con la naturaleza y es un lugar donde hay muchas montañas. Me encanta despertarme con el sonido de los gallos y ver las montañas de frente.

 

Llegaste a esta carrera de la mano de Sandro Guzmán, fundador de Ossygeno Models. ¿Qué significa Sandro en tu vida?

Sandro es mucho más que un manager. No tengo las palabras para explicarte lo que significa para mí y lo que es en mi vida. Es alguien que siempre está ahí para mí, para ayudar, para decirme las cosas como son, es una persona increíble, no hay palabras suficientes para expresarlo.