Una sinfonía de colores, semillas de texturas diversas y sorprendentes sabores es lo que sirve Kyra Montagu en Ki-Ra Holistic Living. Enclavado sobre el mar y lejos del estrés citadino, esta inglesa “dominicanizada” tiene montado un oasis de bienestar integral en el que se promueve la dieta ayurvédica como medicina holística. Poniéndote en contexto, en caso de que no estés muy familiarizado con este estilo de vida milenario, la dieta ayurvédica propone el consumo de alimentos naturales, frescos y recién cocinados. Además, juega mucho con las especias.

Ki-Ra Holistic Living
Kyra Montagu
Ki-Ra Holistic Living

Kyra es doctora naturopática y estudió Ayurveda en la India. La gurú no solo defiende el discurso de que una alimentación sana y feliz se logra con una combinación de frutas, vegetales, semillas y legumbres frescas, sino que asegura que usa estos alimentos como medicina. “Es esa llamada comida prana, llena de energía y vitalidad, que viene de la tierra y que nutre a nivel celular, mental y físico”. Para ella, lo que comemos tiene un gran impacto en nuestra salud mental y en nuestro estado de ánimo Y, sí, definitivamente hay ingredientes que pueden sacarnos una sonrisa y hacer que nos sintamos felices. Porque, definitivamente, la felicidad está estrechamente ligada a una dieta equilibrada que incluya alimentos con propiedades curativas.

Ki-Ra Holistic Living Comida ayurvédica

Siguiendo el hilo de felicidad, que es el que conduce esta edición en la que además celebramos nuestro 19 aniversario, nos escapamos a Ki-Ra Holistic Living para darnos un buen banquete. La propuesta del lugar es totalmente vegana y ayurvédica, con productos de esta tierra caribeña, y en su cocina se utilizan con esmero todos los ingredientes locales de temporada. En nuestra visita, además de desintoxicar el cuerpo, comimos delicioso y ni por asomo notamos la ausencia de la proteína animal. “Como la comida es tu medicina, hagamos esa medicina lo más rica posible”, eso nos prometió Kyra. Y así lo cumplió.

Un festín vegano

Sobre una mesa larga de madera torneada nos esperaba el real banquete de manjares con vibrantes colores. Nos encantó la sopa de remolacha, un plato muy visual, con una estética muy llamativa y cuyo sabor fresco combina muy bien lo dulce y terroso del humilde tubérculo. Según nos explicaron, este tesoro rojo es excelente medicina para el hígado, ayuda a desintoxicar y es antiinflamatorio. La remolacha está repleta de betacarotenos que mejoran las funciones de la retina y combaten la aparición de cataratas. El pad thai fue de los más aplaudidos por el equipo. Este salteado admite lo que le pongas y es muy variado en su versión raw, además de que nutre el sistema celular, estimula los jugos gástricos y es de muy fácil digestión. Zanahoria, calabacín, coliflor, brócoli y hongos en una salsa de limoncillo, coco y jengibre. Nada salió mal ahí.

Ki-Ra Holistic Living Comida ayurvédica
Sopa de remolacha
Ki-Ra Holistic Living
Pad Thai

Otro de nuestros favoritos, también con una buena combinación de vegetales cocinados con cúrcuma, fenogreco y semillas de mostaza, fue el curry. Esta receta, bañada en leche de coco, es muy nutritiva y absolutamente deliciosa. Si te gusta el picante, le puedes agregar una pincelada fina o gruesa de chile (como hicimos nosotros) y sentirás un picor de alegría en el paladar. Su gran aporte es que sientes satisfacción y se digiere muy bien porque estás nutriendo el sistema con fibras, con nutrientes de la tierra. Esa es la energía vital que da felicidad.

Ki-Ra Holistic Living Comida ayurvédica

Para finalizar elegimos el sorbete de piña con albahaca y menta. Esté plato lo montan dentro del mismo cuerpo de la piña y no solo es rico, también es muy fotogénico. La bromelina de la piña ayuda en el proceso de digestión y la albahaca refresca mucho. Un digestivo sabroso y natural para casi cerrar la experiencia.

Ki-Ra Holistic Living Comida
Sorbete de piña con albahaca y menta

Infusiones terapéuticas 

En Ki-Ra Holistic Living encuentras un amplio menú de tés medicinales, por lo que ese cafecito del final lo sustituimos por un té. Algunos probaron el de piña, jícara de coco y jengibre, muy recomendado para diabéticos y prediabéticos porque nivela los niveles de azúcar en la sangre (su consumo regular fortalece el sistema cardiovascular). Otros se decantaron por el té azul. Este viene de la familia de la cayena y es muy bueno para el cerebro, la memoria y la vista. La idea es que lo tomes cada día durante al menos un mes para que veas los resultados. Al mezclarlo con limón va cambiando de color. Un truquito de fiesta, pura fantasía.

Ki-Ra Holistic Living

@kiraholisticliving

MANTENTE AL TANTO DE TODO LO QUE ESTÁ HAPPENING EN RD EN TU BANDEJA DE CORREO SUSCRIBIÉNDOTE A NUESTRO NEWSLETTER AQUÍ. ¡SOLO BUEN CONTENIDO, CERO SPAM!