La Toscana es un lugar lleno de magia. Viajar a este destino para celebrar el amor, hizo realidad uno de mis sueños: ¡vivir una boda en la Toscana! Se trató de una experiencia única, donde esa
magia se transformó en emociones que se quedarán conmigo para siempre.

Florencia fue el punto de partida y el eje central para conocer hermosas zonas de la Toscana. Es una ciudad con un caos mágico, un caos que te atrapa de manera tal que sin darte cuenta ya eres parte de él. Es un conjunto perfecto de factores, experiencias, lugares, sabores y olores que se impregnan en tu memoria como la más hermosa definición de felicidad.

Para los amantes del arte y la historia, Florencia es un paraíso. En la misma ciudad, y sin necesidad de caminar o alejarte mucho, puedes dejarte impresionar por su majestuoso Duomo (Catedral de Santa María del Fiore) y presenciar en vivo arte de gran calidad tomando vida en cualquier calle o esquina.

Vista del famoso Ponte Vecchio

Para los amantes del arte y la historia, Florencia es un paraíso.

¿Qué decir del famoso Ponte Vecchio (Puente Viejo)? Probablemente, mi parte favorita de esta ciudad. Cerca de ahí disfruté, durante varias tardes consecutivas, de los atardeceres más bellos que he visto en una ciudad. Si decides subir a la Plaza Michelangelo, a unos 20 minutos del Puente Viejo caminando, te aseguro que no te arrepentirás. Es uno de los lugares de Florencia donde se reúnen más personas para presenciar el espectáculo que hace el sol para cerrar el día. La vibra en ese lugar es de pura felicidad, todos en un mismo sentir, cantando, bailando y brindando por el privilegio de vivir ese momento y sentir lo que solo siente el que está ahí. Una sensación de plenitud inexplicable. Esa sensación que solo la Toscana te brinda.

La Toscana es un lugar lleno de magia.

Seguramente has visto por lo menos una de las películas filmadas en la zona. Una de mis favoritas de todos los tiempos es Bajo el sol de Toscana. Si te animas a escaparte en verano, créeme que te sentirás como el/ la protagonista de esta película, pues te aseguro que ese sol se hará sentir. En mi caso, justo después de ver esa película, comencé a soñar con visitar una de las encantadoras villas en los campos de la Toscana con sus hermosos árboles cipreses. En este viaje no solo pude hacer realidad ese sueño, sino que también participé de una cata de vinos en la villa. ¡Tremenda experiencia! Admirar paisajes de ensueño mientras disfrutas de exquisitos y exclusivos vinos de la zona, acompañados de deliciosos aperitivos y excelente compañía, fue increíble.

Y como sé que ya estás pensando en “hacer maletas”, te comparto un listado de otras opciones que puedes hacer en y desde Florencia. Te aseguro que todas te sacarán una sonrisa.

-Caminar por el mercado de cuero, ver los diferentes artículos (carteras, pulseras, detallitos) y durar horas mientras seleccionas el que te llevarás. Se vale regatear.

-Entrar al mercado central (a pasos del mercado de cuero) y disfrutar de un Aperol mientras “picas” algo de su variado menú. Te encantará que está repleto de especialidades gourmet de la Toscana.

-Comerte el más rico panini en All’Antico Vinaio… es realmente espectacular.

-Tomarte una foto en una fotoautomática. Es todo un reto encontrar las pocas que quedan en la ciudad.

-Disfrutar una copa de vino en una de las históricas ventanas del vino. Por si no lo sabías, hace 500 años, especialmente durante las epidemias, se popularizaron estas pequeñas ventanas, pues tocabas y lanzabas una moneda y alguien de la casa te entregaba un vaso de vino, prácticamente sin tener contacto. Actualmente quedan algunas en Florencia y es súper divertido vivir esta experiencia.

-Ir a la famosa Trattoria Zá Zá para comerte la mejor pasta de tu vida (nada mejor para alegrar el corazón que una deliciosa pasta trufada).

Fotografías: Cortesía Keila Rodríguez

@theadrenalinetraveler

MANTENTE AL TANTO DE TODO LO QUE ESTÁ HAPPENING EN RD EN TU BANDEJA DE CORREO SUSCRIBIÉNDOTE A NUESTRO NEWSLETTER AQUÍ. ¡SOLO BUEN CONTENIDO, CERO SPAM!