Es el cuarto dominicano en entrar al Salón de la Fama de la MLB junto a Juan Marichal, Pedro Martínez y Vladimir Guerrero.

República Dominicana celebra la entrada este 25 de enero de David Ortiz en el Salón de la Fama de la MLB. Creo que, más que una celebración, es un acto de justicia sin cabida a cuestionamientos. Sí, apareció en una lista de jugadores que pueden haber dado positivo por PED en 2003, según una historia de 2009 en el New York Times. Y sí, pasó la mayor parte de su carrera como bateador designado, brindando valor solo en un lado de la pelota, por así decirlo. Pero nada de esto es suficiente para poner al menos un pedazo de sombra en una de las carreras más grandes de las Grandes Ligas y entre nuestros más queridos dominicanos por el mundo.

David Ortiz
«Big Papi» engalanó nuestra edición 50 de Orgullo Dominicano (haz click para ver la edición)

Los amantes del beisbol saben que David Ortiz era una fuerza ofensiva, el rostro de una ciudad ruidosa y un monstruo en el escenario más grande. Lo llamábamos Big Papi, pero sus compañeros de equipo lo llamaban «Big Pun» por Big Punisher; toda una fuerza de la naturaleza. Es imposible elegir un punto culminante que definió su carrera porque proporcionó muchos. Ortiz lo habló y luego lo caminó. Se ganó su lugar en Cooperstown. Es el cuarto dominicano en entrar al alto sitial del beisbol estadounidense junto a Juan Marichal, Pedro Martínez y Vladimir Guerrero.

Un líder humano

Si bien el principal impulsor de la consagración es obviamente el desempeño, también debería haber espacio para reconocer el poder de la personalidad. David Ortiz fue una de las estrellas más coloridas del deporte durante más de una década, llevó a los Medias Rojas a su primer título en casi un siglo en 2004 y luego desempeñó un papel fundamental en dos campeonatos más antes de renunciar en la cima de su juego. en 2016.

Pero además se convirtió en un símbolo de la ciudad que lo vio hacerse gloria. Hay una razón por la que se le pidió a Ortiz que hablara tras el atentado de la Maratón de Boston (2003), y es porque simbolizaba a Boston. «¡Mantente fuerte!«, repitió en un grito de guerra que galvanizó la ciudad.

En un momento en que muchos atletas se mantienen enfocados y protegidos en público, Ortiz mostró sus emociones sin filtrar. A veces esto lo metió en problemas, como cuando interrumpió una conferencia de prensa para quejarse de que el anotador oficial le costó una carrera impulsada. Conocíamos a Ortiz de maneras que, digamos, leyendas como Mike Trout o Mookie Betts siguen siendo un misterio. Y eso estrechó nuestro vínculo no solo con el jugador, sino también con el equipo y el deporte. Creo que muchas disciplinas necesitan más de eso.

David Ortiz, inmortal

También necesita grandes estrellas que abracen el gran escenario. Así como un Tom Brady no sería Tom Brady sin todos esos Super Bowls dela NFL, Ortiz no sería Big Papi sin sus legendarias actuaciones en los playoffs. Él solo llevó a los Medias Rojas a superar a los Yankees en la SCLA de 2004 que rompió la maldición con dos victorias consecutivas. Bateó .370 durante la carrera de postemporada de 2007 hacia otro título. Su actuación durante la Serie Mundial de 2013 contra St. Louis podría ser el Clásico de Otoño más dominante de la historia, ya que bateó .688 en camino a los honores de MVP.

Su currículum de postemporada es tan excelente que ni siquiera mencionamos el jonrón que puso fin a la serie contra los Angelinos en 2004, el jonrón de tres carreras que inició el rally contra los Rays abajo 7-1 y enfrentando la eliminación en 2008, o el grand slam que envió a Torii Hunter al bullpen durante la Serie de Campeonato de la Liga Americana de 2013.

Es imposible elegir un punto culminante que definió su carrera porque proporcionó muchos. David Ortiz lo habló y luego lo caminó. Se ganó su lugar en Cooperstown.

MANTENTE AL TANTO DE TODO LO QUE ESTÁ HAPPENING EN RD EN TU BANDEJA DE CORREO SUSCRIBIÉNDOTE A NUESTRO NEWSLETTER AQUÍ. ¡SOLO BUEN CONTENIDO, CERO SPAM!