Las marcas proyectan la imagen y reputación de una empresa. Por eso es que toda empresa o emprendimiento debe saber protegerlas.

Una marca es un signo que permite a los consumidores identificar productos o servicios de una empresa en el mercado y distinguirlos de los de sus competidores. Así, cuando la experiencia del consumidor haya sido positiva, podrá volver al producto o servicio dado bajo esa marca.

Fundamentalmente pueden ser palabras, denominaciones de fantasía, nombres, seudónimos o lemas comerciales. Asimismo, letras, números, monogramas, figuras, retratos, etiquetas, escudos, estampados, viñetas, orlas, líneas y bandas, combinaciones y disposiciones de colores, formas tridimensionales, sonidos y olores. Pueden, asimismo, consistir en la forma, presentación o acondicionamiento de los productos o de sus envases o envolturas, o de los medios o locales de expendio de los productos o servicios correspondientes”.

Las marcas proyectan la imagen y reputación de una empresa y, en el tiempo, cuentan una historia. Esto genera confianza en los consumidores, quienes aprecian las cualidades o características del producto o servicio. De ahí su valor comercial.

Lo que debes saber para obtener tu derecho y proteger tu marca.

1.- Creación de la marca.

Un requisito exigido para la protección de una marca es que esta sea distintiva. No tiene poder distintivo un signo que se confunde con lo que identifica. El hecho de contar con el poder distintivo no garantiza su registro, ya que debe poder distinguirse de las marcas ya existentes. Los signos con mayor capacidad distintiva son los de fantasía. Vocablos que fueron creados y que carecen de significado, por ejemplo: Pepsi. Le siguen las
marcas arbitrarias, denominaciones que poseen significado, pero no guardan relación alguna con los productos o servicios que identifican (Apple). Por último, están las marcas evocativas, que sugieren al consumidor una cualidad del producto. (Coppertone).

Es importante indicar que constituye un acto de mala fe registrar una marca de un tercero, y que hacerlo pudiera acarrear la nulidad del derecho. En muchos casos, vemos que personas que entran en contacto con compañías extranjeras para la distribución de productos proceden a registrar las marcas a su favor. Estas actuaciones pueden conllevar la nulidad del registro de la marca y la pérdida de la distribución.

2.- Identificar los productos o servicios que la marca distinguirá.

Las marcas se protegen atendiendo a los productos o servicios que estas distinguirán. Los mismos son clasificados atendiendo a la Clasificación Internacional de Niza. Existen 45 clases. Los productos se encuentran en las clases 1-34, y los servicios en las clases 35-45.

En muchos casos, vemos que la marca no es correctamente registrada para los productos o servicios deseados, conllevando la posible pérdida de la obtención del registro. Registrar la marca en la clase incorrecta pudiera abrir la posibilidad de que un tercero registre una marca idéntica o similar en la clase correcta y que este registro constituya un obstáculo cuando se percaten del error.

3.- Realizar una búsqueda en la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial (ONAPI) y en el mercado nacional.

Antes de salir al mercado o proceder con su registro, es recomendable realizar una búsqueda de antecedentes para los mismos productos o servicios, o vinculados a estos, lo cual permitirá identificar que no hay derechos previamente otorgados a terceros y, por ende, que se encuentra disponible para su uso y registro. Existen muchos casos de personas que han lanzado al mercado productos sin haber realizado una búsqueda previa u obtener un registro. Estas actuaciones pudieran violentar derechos de terceros y dar inicio a procesos legales. El uso no autorizado de una marca conlleva sanciones y prisión.

4.- Registrar la marca.

La marca se registra ante la ONAPI. El registro otorga el derecho de excluir que terceros utilicen una marca idéntica o similar a la registrada para los mismos productos o servicios, o productos o servicios vinculados. Mientras la marca esté en uso, se debe mantener vigente. Las marcas se renuevan en la ONAPI cada 10 años. Existen casos en los que, erróneamente, se abandona el registro de una marca, y terceros, luego de vencida, proceden a registrar una marca idéntica o similar, ocasionando una posible pérdida del derecho o el inicio de procesos administrativos para salvaguardar la titularidad.

5.- El derecho de marcas es territorial.

Es decir, solo se otorga derechos en el país donde la misma se encuentra registrada. Por esta razón, deberá registrarse en los demás países donde estará en uso. Estas pautas te permitirán evitar errores que pudieran acarrear pérdida de tiempo, dinero y riesgos legales, sancionados con multas y prisión.

Sobre la autora

Protege tu marca. Por Wallis Pons

Wallis Pons es licenciada en Derecho, con Maestría en Propiedad Intelectual. Es socia de la firma AngelesPons. Su práctica se enfoca en patentes, marcas, derecho de autor, competencia desleal, derechos del consumidor, entre otros temas relacionados.

  • Instagram: @wallispons
  • Correo electrónico: wpons@angelespons.com

MANTENTE AL TANTO DE TODO LO QUE ESTÁ HAPPENING EN RD EN TU BANDEJA DE CORREO SUSCRIBIÉNDOTE A NUESTRO NEWSLETTER AQUÍ. ¡SOLO BUEN CONTENIDO, CERO SPAM!