Al hablar de un producto o servicio relevante o de una propuesta de valor efectiva me surgen varias reflexiones. Primeramente, que el mundo ha cambiado tanto que muchas de las metas comunes en todo emprendimiento no están casadas con la nueva realidad que vivimos. Asimismo, las vicisitudes provocadas por la pandemia; entre ellas el cierre de negocios y el incremento en la tasa de desempleo, cambiaron nuestras prioridades, hábitos de consumo, la forma de comunicarnos, relacionarnos y educarnos. La mayoría de las cosas que conocíamos y dábamos por sentado, cambió.

Aún es muy rápido afirmar que todo estos cambios han sido para bien o para mal. Lo cierto es que, desde hace ya varios meses, en mi mente ha calado una idea profunda de enfocarnos en lo que es relevante. En el plano personal me lleva a conectar con aspectos fundamentales como la familia, el tiempo para los hijos, cuidar la salud, dejar de enfocarnos en lo material para enfocarnos en lo significativo, apartar tiempo para crecer y aprender.

En el plano de negocio ocurre lo mismo. Fundamentalmente debemos volver a nuestra esencia, fortalecer la cultura, mejorar los procesos, capacitar a nuestro personal, desarrollar estrategias que nos permitan dejar de concentrarnos en nosotros y comenzar a centrarnos en el cliente, en sus reales necesidades.

Cuatro preguntas clave

Ser relevante es buscar la manera de que nuestro producto o servicio siga siendo de valor en estos momentos. Obviamente si estás en el sector de alimentos básicos, salud, sector financiero o tecnológico las puertas están abiertas de par en par, ya que son cuatro industrias cruciales de manera especial en esta crisis.

Sin embargo, qué pasa con aquellas industrias que entra en lo «opcional» o «lujo» o sea, no son necesariamente relevantes en este momento, son las más llamadas a reinventarse, buscar nuevas formas de ser relevantes y de aportar valor.

Quizás no puedas hacer las transacciones comerciales que hacías en 2019 y quizás tampoco ocurra por en el futuro cercano, sin embargo, hay cosas que sí puedes hacer para mantenerte siendo relevante para tus clientes sin importar la industria a la que pertenezcas.

Te voy a compartir 4 preguntas que te ayudarán a crear las bases para identificar si eres relevante o no en este nuevo mercado, el mismo será caldo de cultivo para que enfoques tus esfuerzos en lograr cambios significativos en este aspecto en los próximos 3 meses, llámese el último trimestre del 2022, el Q4.

¡Alerta! puedes pensar, a bueno, soy relevante, por la industria donde me desempeño, yo te preguntaría. ¿Tienes esa seguridad? ¿Están siendo intencionales? O ¿Están piloto automático? ¿Quieres saber si lo que ofreces hoy es relevante en el contexto que vivimos?

Responde las siguientes preguntas y podrás darte cuenta:

  • ¿Lo que ofrezco hoy ayuda a tu cliente a ganar dinero?
  • ¿Estás ayudando a tu cliente a ahorrar dinero?
  • ¿Apoyas a tu cliente en su sobrevivencia?
  • ¿Lo que ofrezco hoy ayuda a tu cliente a prosperar?
  • ¿Lo que ofrezco hoy ayuda a tu cliente a pertenecer?

Si tu producto o servicio responde a una o más de estas necesidades tienes un producto o servicio relevante. Si no lo hace, tienes una gran oportunidad de comenzar a serlo.

Mi intención con esta reflexión es servirte de inspiración para apartar un espacio y reflexionar con tu equipo al respecto.

Un plan que puedes aplicar de inmediato, para limpiar un poco el cristal de tus lentes.

  1. Reúne a tu equipo de liderazgo
  2. Plantéale esta reflexión de «ser relevantes» hazlo a tu forma, las preguntas anteriores te pueden ayudar a crear contexto.
  3. Definan acciones contundentes medibles y específicas para comenzar a ser relevantes y llévenlo a cabo.

No prestar la debida atención a este aspecto puede costarle el futuro a tu empresa o industria, la recuperación económica, no llegará con la cura del virus, será un proceso lento y gradual, por lo que más vale entrar en acción en aspectos como estos, que curiosamente aparentan ser no relevantes por su carácter reflexivo, sin embargo, es desde ahí la única forma de crear nuevas ideas, nuevas iniciativas y volver a llegar al corazón y mente de nuestros clientes, ya desde un plano más significativo.

Sobre el autor

Kendrith Rodríguez es experto en Aprendizaje Experiencial. También es autor del libro El árbol de los sueños, una fábula de Auto-Liderazgo. Su misión es agregar valor significativo a miles de personas y organizaciones de forma intencional, disruptiva y deliberada. Con su lema “La vida es un aprendizaje experiencial”, Rodríguez ha logrado agregar valor a miles de personas en República Dominicana, Puerto Rico, Guatemala, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia y Estados Unidos.

Rodríguez es uno de los líderes de INSPIRAX, Empresa formada por expertos en liderazgo y trabajo en equipo con énfasis en el aprendizaje experiencial. El equipo cree en que la transformación es un proceso y no un evento. Por eso, cada uno de sus talleres está íntimamente conectado con los objetivos de la empresa a la que se le esté impartiendo. “La clave es que nos ocupamos en entender muy bien la necesidad y problemática del equipo para diseñar un proceso de aprendizaje a la medida”.

@inspirax_
@kendrith.rodriguez

Mantente al tanto de todo lo que está happening en RD en tu bandeja de correo suscribiéndote a nuestro newsletter aquí. ¡Solo buen contenido, cero spam!