Greenland Bubble Glamping es ideal si te gustan los espacios al aire libre y valoras el lujo de lo elemental

Tuve la suerte de estar en la inauguración de Greenland Bubble Glamping a inicios de este año. Junto con un grupo de amigas viajeras, estrenamos este innovador concepto de hospedaje único hasta la fecha en el país. Principalmente quedé fascinada con los detalles y su estilo ecofriendly. Asimismo, con su mística de crear experiencias en torno al wellness lifestyle. ¡¡fuera de serie!!

Greenland Bubble Glamping
Mis amigas viajeras: María Isabel (Mochilera Por el Mundo), Keila (The Adrenaline Traveler), Beatriz (Where ir Beatriz), Carla (Lugareña) y Cristina (With Love Cristy). Fotografía drone de With Love Cristy.

Me dije que tendría que lanzarme otra escapada. Por eso, les comparto mi alegría de haber podido hacerlo recientemente para conocer su nueva propuesta. Tres burbujas temáticas más para completar una atractiva oferta de 7 bubble tent. Seis de ellas con capacidad para dos personas y una para cuatro, ideal para familias. Por supuesto, todas con un servicio glamping muy completo.

En adición, un fabuloso SPA: Xinola. Allí la madre naturaleza y la desconexión son las protagonistas. Si vas, debes probarlo sí o sí. Los precios de los servicios son muy competitivos, tomando en cuenta que todos incluyen un ritual de activación energética.

Greenland Bubble Glamping: naturaleza pura

Greenland Bubble Glamping es ideal si te gustan los espacios al aire libre y valoras el lujo de lo elemental. Aquí se promueve el turismo rural y sostenible. Puedes tener acceso a experiencias como alimentar animales y hasta ordeñar una vaca. También puedes hacer Paddle Board en el laguito que bordea las burbujas.

En esta segunda visita me alojé en una de las de la fase inicial; «La Niña del Barco«. Es hermosa, con capacidad para cuatro personas. ¡Tiene una salita súper acogedora, con un telescopio! Y como todas, un área muy linda de patio/jardín.

Dormir acurrucada por las estrellas no tiene precio. Aunque la primera noche, en esta ocasión, hubo una tormenta, ¡con vientos, truenos, rayos y todo! Aun así, tuvo su encanto. Les puedo asegurar de primera mano que estas burbujas son seguras y resistentes.

Y hablando de seguridad y privacidad, son dos temas garantizados aquí.

Como les decía, todas son temáticas. Deben sus sombres a las plantas que predominan en sus jardines y entorno. Tienen sus baños propios y algunas bañeras tipo jacuzzi en medio de la naturaleza.

Las habitaciones están climatizadas. Utilizan ozono en el aire, lo que purifica el ambiente y ayuda respirar mucho mejor. Por consecuencia, se duerme muy bien… hasta que se pone de día, como a las 5:40 am (en verano).

En horas de sol intenso cubren las burbujas con una lona especial para aislarlas del calor y humedad.

Si te alojas aquí, lo ideal es que te vayas de rututeo con todo lo lindo que ofrece la zona y regreses a disfrutar de la tardecita y el anochecer.

Las cuatro burbujas de la primera etapa se llaman:

︎Lotus

︎Papyrus

︎Cactus

︎La Niña del Barco (la única que es para 4 personas)

Las nuevas burbujas son:

︎ Bamboo: De esta me encantó su jardín de piedras, con cascadas de agua. Te sientes como en Bali.

︎Pampa: Súper exótica esta séptima habitación que está en un deck de madera sobre el lago de la propiedad y que conecta con una mini islita privada donde se encuentra una bañera en la cual puedes sumergirte, en medio de la naturaleza, con total privacidad y pedir a la recepción que te manden pétalos de rosas y hacer esa foto mega instagrameable que será el final y la envidia de muchos…. O, simplemente, just chill out y disfrutar del presente y de ese momento invaluable.

︎Monstera: Simula un nido, donde sentirte acurrucad@ y a la vez en una privacidad total. Es muy acogedora. Ubicada en la cima de una loma.

Una de sus áreas comunes es El Samán. Me encanta. La sensación es como estar en medio de un safari. Es un deck para disfrutar de un atardecer espectacular. Aquí tienen lugar los desayunos y experiencias gastronómicas a cargo del chef Cristian Báez, quien crea delicias muy saludables a base de productos muy frescos y orgánicos.

La tarifa de hospedaje incluye el desayuno, delicioso y muy variado. Lo puedes disfrutar tanto en El Samán como en tu burbuja. ¡¡Así que trata de pasar mínimo dos noches para que tengas ambas experiencias!!

¿¡Qué si lo recomiendo!? Mil veces. Es un must y, aunque es pequeño y no tiene la diversidad de opciones para hacer, por ejemplo, que un resort, es una experiencia diferente, de las que caen muy bien alternar con las convencionales. Particularmente es uno de esos destinos en los que no tendría ningún inconveniente repetir.