La relajación es la mejor medicina contra el estrés. Por ello te damos aquí algunos tips para relajarte que debes incorporar ya a tu vida

Aunque los orígenes no quedan muy claros, se ha extendido internacionalmente la costumbre de celebrar el 15 de agosto el Día Mundial de la Relajación. Y, como usualmente se dice de otras fechas especiales, la verdad es que todos los días deberían de ser el día de la relajación; ¿por qué? Porque la relajación es la mejor medicina contra el estrés, esa perniciosa enfermedad de nuestro tiempo, que comprende la depresión, la ansiedad y la desconcentración, y que nos afecta de manera integral, disminuyendo nuestro sistema inmunológico. El estrés puede tener diversos orígenes, pero siempre puede ser contrarrestado si sabemos qué hacer.

Las técnicas de relajación comprenden dos tipos: físicas (como el yoga) y las mentales (como la meditación), pero dada la relación tan cercana entre ambos aspectos, cualquiera puede tener beneficios mixtos. Hay también métodos de relajación sumamente sencillos (como hacer consciente la respiración) y otros más elaborados (como practicar algún hobby); algunos gratuitos (como caminar) y otros con costo (como tomar un masaje en un spa). Por ello te damos aquí algunos tips de bienestar para relajarte y celebrar todos los días el Día Mundial de la Relajación.

1. Hábitos Saludables

Lo cierto es que una actitud relajada es un estilo de vida y empieza, por supuesto, en los hábitos más arraigados. Es fundamental cuidar lo que ingerimos: una dieta sana, balanceada, con presencia importante de verduras, granos, fruta, carnes magras, proteínas y abundante agua nos dará un mejor estado de bienestar físico y mental; lo contrario a una abundante en grasas, harinas, azúcares, irritantes, cafeína, alcohol, etc.

2. Muévete

También la práctica de ejercicio físico, moderado y constante, contribuye a dar al cuerpo y a la mente el bienestar necesario para la relajación; dar caminatas, nadar, usar las escaleras en vez del elevador y en general combatir el sedentarismo es una práctica fundamental para poder alcanzar la relajación.

3. La relajación requiere soltar

Deja de andar cargando preocupaciones, resentimientos o temores. Nada de ello beneficia tu estado anímico. Ocúpate de lo que puedas solucionar y déjale a los dioses, o al Universo, lo que está fuera de tu alcance. Recuerda que no podemos cambiar a las personas ni el pasado. Sólo podemos cambiarnos a nosotros mismos y a nuestro presente. Cuando puedas, platica con un amigo, un terapeuta u otra persona de confianza sobre lo que sientes y te sucede; ésa es una manera también de dejar ir. Sentirás un gran alivio cuando te decidas a soltar el morral de pensamientos dañinos que muchas veces cargamos, casi sin darnos cuenta.

4. Haz lo que te Gusta

Hay quienes obtienen paz escuchando música, o leyendo, jugando ajedrez, admirando un paisaje, yendo al cine o simplemente conviviendo con sus seres queridos. Toma de vez en cuando una reparadora siesta, date unos minutos diarios para practicar la meditación. Apapáchate con un buen masaje. Juega o vete a pescar, el caso es hacer las cosas que te llenan y te satisfacen.

5. La relajación requiere atención consciente

Concéntrate en tu respiración, sé consciente de todo lo que haces, de cómo te hace sentir tu entorno, de lo que comes, de las maravillas que llenan nuestros días y que muchas veces nos pasan inadvertidas, desarrolla un sentido de gratitud; pronto verás el efecto mágico que estas sencillas prácticas acarrean a tu vida.

Mantente al tanto de todo lo que está happening en RD en tu bandeja de correo suscribiéndote a nuestro newsletter aquí. ¡Solo buen contenido, cero spam!