La vida del gran latin lover dominicano fue el centro de una de las ediciones más recordadas de Santo Domingo Times

Porfirio Rubirosa siempre será fascinante. Nacido con poco dinero en la República Dominicana de 1909, viajó por el mundo como un «playboy diplomático».

Durante su días en los años 50, se acostó con una larga lista de las actrices mejor pagadas de Hollywood, desde Zsa Zsa Gabor hasta Ava Gardner y Marilyn Monroe. Asimismo se casó no con una, sino con dos de las mujeres más ricas del mundo (Doris Duke, Barbara Hutton). Su encanto, dijo un escritor en ese momento, consistía en «modales cortesanos, savoir-faire cosmopolita, crueldad inconsciente y arrogancia. Además de una reputación como hombre de misterio».

Aparte de sus hazañas en el dormitorio, Rubi -como le llamaban sus amigos- era más conocido por sus carreras de autos. En particular, sus Ferraris. Compitió en Le Mans dos veces y Sebring en Florida en numerosas ocasiones. Los Ferraris propiedad de Rubi todavía están por ahí. (Nicolas Cage tuvo uno antes de vendérselo a un coleccionista en Chicago). De hecho, el Latin Lover por excelencia murió cuando estrelló un Ferrari en las calles de París. Citando aquel obituario del New York Times: «Porfirio Rubirosa, ex diplomático dominicano, deportista internacional y playboy, murió hoy en un accidente automovilístico. Su potente deportivo Ferrari, que viajaba a gran velocidad, saltó la acera y se estrelló contra un árbol en la Avenue de la Reine-Marguerite a las 8 am».

Nuestro Rubirosa


Toda esta historia, más un lado hasta entonces poco conocido de Rubi, fueron el centro de «Porfirio Rubirosa, 100 Años de una Leyenda», una de nuestras más populares y queridas ediciones, publicada en 2009.

La historia comenzó con un encuentro con la actriz y escritora Isabella Wall, quien junto a su esposo Marty consideramos son dos de los mejores biógrafos de nuestro casanova dominicano. ¿La idea? Nada más y nada menos que una edición especial sobre Porfirio Rubirosa. Ella suministraría la información y nosotros nos encargaríamos de convertirla en revista.

Así nació «Porfirio Rubirosa, 100 Años de una Leyenda«, basada en el libro «Chasing Rubi: The Truth About Porfirio Rubirosa, The Last Playboy», de los esposos Wall. Una edición hecha con la calidad, cuidado y aportes de nuestro equipo de edición. Fundamentalmente, un trabajo investigativo sobre la vida y las facetas menos conocidas de Rubirosa en el marco del primer centenario de su nacimiento.

Una edición de leyenda

«Porfirio Rubirosa, 100 años de una leyenda» incluyó información del archivo que el Federal Bureau of Investigation de los Estados Unidos (FBI) tenía sobre Rubirosa. Asimismo, una entrevista exclusiva con el diseñador de modas de origen francés Oleg Cassini, realizada por los esposos Wall poco antes de su muerte. En dicha entrevista en la que cuenta cómo fue la noche antes del accidente en el que el diplomático y jet setter dominicano perdió la vida. Asimismo, habló de sospechas de que Rubi pudo ser un espía y haber sido asesinado o quizás cometido suicidio. Principalmente porque estaba deprimido por las infidelidades de su ultima esposa Odile Rodin. O tal vez por haberse quedado en la ruina después del asesinato de Rafael Leónidas Trujillo.

Finalmente, una entrevista a Kalil Haché, quien fuera su amigo. Asimismo, recreaciones de fotografías de la época, con la participación de reconocidos personajes. Todo para mostrar un Rubirosa diferente al que conocíamos. Una figura oscura que estaba bajo vigilancia constante por el Departamento de Estado norteamericano, pero que parecía escudarse detrás de sus encantos y su inmunidad diplomática.

Hoy, cercanos a cumplir nuestra ‘mayoría de edad’ (18 años) y de publicar nuestra edición n° 100, recordamos con orgullo esta edición que aún, como Rubirosa, nos seduce. Un producto fruto del talento de una pareja de Hollywood presa de la fascinación que los llevó a poner manos a la obra y que logró hacernos sucumbir, a nosotros y a todos los lectores, con la figura del gran dandi dominicano. Rubi jamás dejará de ser leyenda.

Lee otras entregas de #CaminoALaEdicion100