La compañía italiana decide entrar en el terreno de los autos eléctricos y marcar territorio con un modelo de alta categoría

El Ferrari eléctrico ya es una realidad. Será para 2025 cuando verá la luz el único cavallino de la compañía que no necesitará combustible. Y quienes lo adquieran sólo tendrán que cargar su batería a través de la corriente del hogar como si fuera un celular.

Con este anuncio, la compañía italiana decide entrar en el terreno de los autos eléctricos y marcar territorio con un modelo de alta categoría. Tal como se puede apreciar en las imágenes tentativas, su creación no es para cualquiera. Se trata de un auto fiel al estilo deportivo que tanto le caracteriza.

Ferrari eléctrico: una historia del odio al amor

Hace tan sólo cinco años atrás, precisamente en 2016, Sergio Marchionne, ex CEO de Ferrari, declaró que un auto eléctrico era «un concepto casi obsceno». Pero con el tiempo la industria demostró que se equivocaba. El futuro automotor está justamente en esta prestación.

Es por eso que dos años después se arrepintió públicamente y confirmó que este tema ya estaba en la agenda de la empresa. No fue hasta ahora que finalmente dieron a conocer la fecha tan esperada de su lanzamiento: 2025. Ese será el año en que salga al mercado su primera unidad en esta nueva línea.

Cambiando la postura radicalmente, John Elkann, el actual CEO provisorio, recalca que trabajar con nuevas tecnologías siempre ha estado en el ADN de Ferrari. «Esto será un hito en nuestra historia», advierte. Sin embargo, aún no reveló ningún detalle sobre cómo será, ni ninguna de sus prestaciones.

Es probable que no tengamos más noticias sobre este proyecto hasta que la empresa encuentre al candidato óptimo para liderarla. Actualmente se encuentra en la búsqueda de su nuevo CEO, dado que el anterior renunció a fines del 2020 por razones personales.

Si bien aún hay mucha incertidumbre sobre la mesa, hay algo que sí ha dejado claro John Elkann. Hoy sus esfuerzos están dirigidos a llevar la pasión y singularidad de Ferrari a las nuevas generaciones. Parece que llegó el momento de adaptarse a lo que los clientes más exigentes y exquisitos están pidiendo: un vehículo eléctrico.