Lleva los beneficios del mindfulness a tu día a día y mejora significativamente tu experiencia con la maternidad.

La práctica del mindfulness tiene numerosos beneficios para el bienestar de las personas y es un recurso muy útil para madres modernas. Sin duda, el cuidado de su salud mental es parte vital del rol de madre. Es un hecho que, con todas las responsabilidades que trae la maternidad, a veces, es un gran reto dedicar tiempo para sí misma. Sin embargo, integrar estas prácticas mindfulness (atención plena al presente) a tu rutina diaria te ayudará a bajarte del tren estresado del ajetreo diario.

Se trata de realizar pausas intencionadas, no parar y listo, sino de ser conscientes de por qué paras y enfocar tu atención en lo que haces en el momento presente. Te servirán para autorregularte cuando te sientas sobrecargada o estresada. Asimismo, son ideales para cuando necesites recuperar el control o, simplemente, conectar con tu espacio de calma interior. Este Día de las Madres, regálate bienestar.

mindfulness para madres

Empieza poco a poco: pequeñas pausas de mindfulness para integrar a tu rutina

 

Respira conscientemente. Dedica 5 minutos a sentir tu respiración y darte cuenta de cómo te sientes en ese momento.

Vive un momento a la vez. En lugar de la multitarea, que aumenta la sensación de estrés, es recomendable centrarse en una cosa a la vez. Presta toda tu atención en lo que estás trabajando ahora.

Aliméntate de forma consciente. El mindful eating consiste en comer prestando atención a los colores, al sabor, el olor y la textura de los alimentos. Utilizar la comida como una práctica mindfulness (atención consciente) te permite autorregular la impulsividad.

Atención plena en la ducha. Para muchas madres quizás el momento de la ducha puede convertirse en su único espacio de quietud. Así que, abre tus sentidos a esta actividad. Sé consciente del olor de tu jabón, siente el agua, su temperatura y la suavidad de tu piel.

Siente tu cuerpo. Al realizar la actividad física de tu preferencia, en tu casa o lugar de trabajo, date cuenta del movimiento de tu cuerpo. Pon tu atención en el movimiento de tus pies, brazos y de tu cuerpo en general. Hazlo al ritmo de tu respiración.

mindfulness en la alimentación

Puedes llevar el mindfulness a cada actividad que realices. Una mente enfocada en el presente es una mente sin ansiedad o estrés

 

La autora, Glennys De La Cruz Guerra es psicóloga e instructora mindfulness. Aprende más sobre esta práctica siguiéndola en Instagram y visitando su sito web www.mindfulnessrd.com