Entrevistamos a una coach de nutrición y fitness, y nos dio el paso a paso para empezar.

Cuando Aifra Ruiz cambió a una alimentación a base de plantas, lo hizo en busca de mejorar su salud. Tenía colesterol alto, acné, tenía problemas de digestión y cuando comía, le daba siempre mucho sueño. Una vez tomada la decisión, le llevó todo un año educarse y dejar los productos de origen animal y procesados.

Sin embargo, el esfuerzo valió la pena. En la actualidad, Aifra no solo es una mujer saludable y en forma, sino que es coach de nutrición a base de plantas y fitness establecida en Nueva York. «Mi objetivo es ayudar a nuestra comunidad a tomar las riendas de su salud a través de la nutrición a base de plantas integrales”, nos cuenta la dominicana. Por eso, además de ofrecer servicios de coaching (online por ahora, a causa de la pandemia), trabaja como voluntaria en Plant Powered Metro New York (PPMNY). Esta organización ayuda personas a mejorar su salud a través de alimentos integrales y nutrición basada en plantas.

Hablamos con Aifra sobre este estilo de vida que cada vez gana más adeptos. Si has estado pensando en adoptarlo o, al menos te da curiosidad, sigue leyendo. Esta entrevista es para ti.

Aifra Ruiz, coach de nutrición a base de plantas
Aifra Ruiz es coach de nutrición y fitness

¿Qué es exactamente una alimentación basada en plantas?

Como su nombre lo indica, la nutrición a base de plantas consiste en comer plantas predominantemente. Muchas personas, incluyéndome, usamos el término para referirnos a que el 100% de nuestra dieta consiste en comer plantas. Sin embargo, algunas personas incluyen pequeñas cantidades de productos de origen animal ocasionalmente.

La nutrición que yo sigo es la nutrición a base de plantas integrales. Esto consiste en comer exclusivamente una variedad de vegetales, frutas, legumbres, granos integrales, nueces y semillas de la forma más parecida posible a como vienen de la tierra. Asimismo, evito comida ultra procesada y aceites, y excluyo productos de origen animal, como la carne de pollo, res, pescado, huevos y productos lácteos.

¿Cuáles son las ventajas de este tipo de alimentación?

Hay mucha evidencia científica sobre los beneficios de una alimentación basada en plantas integrales. Es calificada como un tipo de nutrición que previene, trata y revierte enfermedades metabólicas o crónicas como lo son la diabetes tipos 2, hipertensión, obesidad, colesterol alto, algunos cánceres y enfermedades coronarias. Es tan poderosa que puedes ver resultados al poco tiempo de cambiar tu alimentación. Y mientras más tiempo la sigas, mejor te sentirás.

¿Todo el mundo la puede implementar? ¿Para qué tipo de personas la recomiendas?

Todos podemos implementarla, desde niños hasta adultos, incluyendo embarazadas, lactantes y atletas. Claro, siempre recomiendo consultar a su médico cuando vayas hacer un cambio de alimentación y de estilo de vida. De igual manera, hablar con un/a nutricionista o trabajar con un coach de nutrición a base de plantas para la parte de educación, motivación e implementación, si lo deseas.

La posición de la Academia de Nutrición y Dietética sobre alimentación vegetariana es que “una nutrición vegetariana y vegana debidamente planeada es sana, adecuada nutricionalmente y puede proveer beneficios de salud para la prevención y tratamiento de algunas enfermedades. Estas dietas son apropiadas para todos los estadios de la vida”.

«Con sólo comenzar a poner más frutas y vegetales en tu plato y tomando consciencia de lo que consumes, estás tomando el mejor camino, no importa la etiqueta que eso tenga»

 

¿Hay desventajas o riesgos de optar por una alimentación a base de plantas exclusivamente?

No creo que haya desventajas. Sí he visto que muchas personas la ven como una “dieta” y no comen lo suficiente, lo que puede crear desnutrición y ansiedad. Cuando llevamos una alimentación a base de plantas debemos consumir una variedad de alimentos en abundancia y así consumir las calorías y nutrientes que necesitamos diariamente para que nuestro cuerpo funcione óptimamente. Por eso, educarse o trabajar con un profesional hasta que te sientas preparado es importante. Quiero hacer hincapié que esto no es una dieta, es un estilo de vida; es tomar el control de tu salud.

¿Cuál es la mejor manera de iniciar en este estilo de vida?

Para que funcione, lo primero que debes tener es un motivo intrínseco, algo que te haga todos los días despertarte y elegir esta forma de vivir. Los siguientes pasos que recomiendo son:

Educación. Me gusta que mis clientes vean algunos documentales donde doctores como Dr. Greger, Dr. Essestyn, Dr. T. Campbell, investigadores, nutricionistas y deportistas reconocidos hablan de la nutrición a base de plantas integrales. Algunos documentales que recomiendo son: Forks Over Knives, What The Health, Game Changers, Food Choices. Así, tienen una idea general de lo que implica una nutrición a base de plantas. Además, entienden mejor los beneficios y el impacto que tiene en nosotros, los animales y el medio ambiente.

Estudio base. Consulta con tu médico sobre el cambio de alimentación que piensas hacer. De igual manera, hazte un estudio base de tus indicadores biométricos para tener de donde comparar cómo anda tu salud (antes y después del cambio).

Incorporación. Luego, toca comenzar a incorporar más frutas y vegetales en tus comidas. Cuando mires tu plato, busca que se vea colorido. Deja de consumir productos procesados y comienza tus mañanas con un desayuno alto en fibra, sin productos de origen animal. Un batido verde, avena (preparada con leche de soya o de almendra) con frutas y nueces, o una tostada de pan integral con mantequilla de almendras o maní con bananas o fresas.

Convierte tus meriendas en saludables. Por ejemplo, frutas frescas, vegetales crudos con hummus, guacamole o un dip de habichuelas, frutos secos o edamame.

Puedes empezar por no comer productos de origen animal una vez a la semana, y así vas reduciendo su consumo de manera paulatina. Reemplaza la carne en tus recetas favoritas por tofu, frijoles o tempeh. Y deja de cocinar con aceites.

Alimentación basada en plantas
Esta es una de las propuestas de Aifra Ruiz para un desayuno nutritivo a base de plantas.

 

 

Beneficios de cambiar a una alimentación a base de plantas

  • Perder peso sin hacer restricción de comida, ya que las plantas te hacen sentir lleno con menos calorías.
  • Hace que la piel, cabello y uñas brillen y crezcan.
  • Mejora la artritis y los dolores del cuerpo.
  • Previene y mejora la diabetes tipo 2
  • Reduce los riesgos de enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión, arterias tapadas, colesterol alto.
  • Mejora la memoria y retrasa los síntomas de la demencia.
  • Desintoxica tu cuerpo naturalmente y fortalece tu sistema inmunológico.
  • Mejora tu digestión.
  • Ayudas a salvar el planeta, ya que el cultivo de plantas utiliza menos recursos naturales que la crianza de animales.

 

Combinada con ejercicios, este tipo de alimentación es una apuesta por tu salud.