Recuperar la chispa que sentías al pensar en tu trabajo y tu vida profesional es posible, incluso en este momento.

A cada persona, a cada familia, la pandemia nos trajo diferentes regalos. Solo que estos regalos vienen a nuestra vida en forma de «problemas» hasta que sabemos transformarlos. Uno de estos problemas, a parte de los inconvenientes obvios a nuestra calidad de vida y salud, fue una sacudida a nuestras profesiones y carreras.

Según las publicaciones del Observatorio Laboral COVID-19 realizadas a finales del año pasado, apoyado por el Banco Interamericano de Desarrollo, en Latinoamérica se registran al menos 28 millones de empleos perdidos (formales e informales). En República Dominicana, de acuerdo a las cotizaciones a la Seguridad Social publicados por la SIPEN, este mismo organismo estima pérdidas de alrededor de 28 % del empleo formal e informal. Esto es equivalente a 1.3 millones de personas sin una fuente de trabajo.

Tal vez eres una de las personas que perdieron su empleo, o uno de los afortunados que aún tiene su trabajo. Quizás, estás en la minoría que logró el empleo de sus sueños en este último año. Sin importar cuál es tu caso, es posible que hayas perdido esa chispa o fuego que sentías antes al pensar en tu carrera profesional o hablar de tu trabajo. En cualquier caso, hay una responsabilidad que debes asumir a partir de hoy para poder regalarte la oportunidad de tener un «para qué» laboral o profesional. Esto es: volver a enamorarte de tu carrera.

Te comparto cómo puedes volver a conectar con ese amor que (tal vez, tal vez no) aspiras sentir por tu trabajo o profesión.

 

Tres claves para volver a enamorarte de tu carrera

enamorarte de tu carrera

 

Primera clave: Mírala como una oportunidad de expresar tus talentos

Hemos sido educados para entender que el trabajo es un sacrificio y un gran esfuerzo que debemos hacer para poder tener ingresos y, luego, aspirar a la vida que soñamos. Algo así como: «debo trabajar para ganar dinero y luego ser feliz». En realidad, es todo lo contrario. El primer paso para enamorarte de tu carrera y de tu día a día laboral es verla como una oportunidad de manifestar tu creatividad y expresar tus talentos y virtudes. Los seres humanos somos creativos por naturaleza y únicos por inherencia.

Al momento de reconocer y valorar esa combinación de experiencias, ideas y sueños que nos hace únicos, y ponerlos al servicio de una profesión, organización, o causa, volvemos a conectar con nosotros mismos y con la oportunidad que realmente es. Ahí es cuando empezamos a vivir un día a día más parecido a nuestra vida ideal. ¿Cuántas oportunidades tienes al día de manifestar tus talentos y virtudes? No me refiero a las oportunidades que «te da» tu carrera, sino a las que tú creas para ti mismo.

Segunda clave: Identifica cómo estás impactando vidas

Ya reconociste que tu carrera es en realidad una oportunidad para ti, (independientemente si es la soñada o no). Ahora, reflexiona sobre la cantidad de personas que puedes impactar y las vidas que puedes cambiar a través de tu trabajo. Este es el segundo paso. Permítete visualizar: ¿a cuántas personas le mejoras la vida a través de tu trabajo, aunque sea de una manera casi imperceptible?

Tercera clave: Considera todas las posibilidades que hay detrás de tus sueños profesionales

Según el legado del psicólogo norteamericano Abraham Maslow, la autorrealización es una necesidad del ser humano. Regalarnos el permiso de soñar, de visualizar nuestros objetivos, plasmarlos, perseguirlos y defenderlos a toda costa nos permite satisfacer esa necesidad. El tercer paso es hacer consciencia de que cuando te enamoras de tu carrera, profesión o trabajo, te atreves a aprender, a crecer, a servir con gratitud. Por consecuencia, empiezas a ver los frutos de tu esfuerzo. Te toca, en este tercer paso, considerar: si me permito soñar, crecer, defender eso que aspiro para mí en lo profesional, ¿qué se vuelve posible?

No sé para ti, pero para mí, el amor se trata de eso. Es aceptar, apreciar, y expandir (primero a ti, luego al objeto de tu amor). Si le pones amor al trabajo que realizas hoy, amor incondicional, más temprano que tarde notarás que tu carrera te devolverá esa misma medida de amor. Y si el 2020 nos dejó a muchos sin empleo o sin amor por nuestro trabajo, el 2021 es la oportunidad de encender esa llama y enamorarte de tu carrera nuevamente. ¿Qué esperas?

 

Ivanna Lajara

La autora, Ivanna Lajara es economista y administradora de talento humano, coach certificada, con maestría en Desarrollo Organizacional. En la actualidad, está culminando su PhD en Cambio Organizacional con enfoque en la felicidad. Ivanna, además, es fundadora del Instituto Meraki de Felicidad Laboral.