Toma nota de cómo puedes fomentar la equidad y combatir los estereotipos de género en el trabajo.

El contexto actual, donde las mujeres están ocupando cada vez más posiciones de gran relevancia en los ámbitos sociales, económicos y políticos, dista mucho de la realidad del siglo XIX. Esos eran tiempos de marginalización económica y social en los que los derechos al voto, al trabajo y a la independencia económica eran negados a las mujeres. Sin embargo, grandes transformaciones sociales se han llevado a cabo debido a movimientos sociales liderados por mujeres que arriesgaron todo para luchar por la igualdad de derechos. Lucharon por la equidad de género y allanaron el camino para generaciones posteriores.

Aunque ha habido importantes avances, la realidad sigue siendo que las mujeres son la excepción en posiciones de liderazgo y de poder. A pesar de sus cualificaciones y capacidad, existe una gran brecha salarial y en las oportunidades profesionales entre hombres y mujeres globalmente.

La barrera más significativa para el liderazgo femenino es precisamente la falta de mujeres en posiciones claves de liderazgo. Se necesitan más mujeres en las cúspides de las organizaciones, pero eso no sucederá por sí solo. No hay un camino único y directo para romper el proverbial techo de cristal. Pero una cosa es segura: las mujeres no terminarán en las posiciones ejecutivas por casualidad. Las organizaciones deben ser intencionales sobre cómo abordar los prejuicios de género sistémicos que impiden a las mujeres avanzar en sus carreras. Mientras esos cambios se dan en las estructuras, sistemas y culturas en general, hay estrategias que pueden ayudarte a enfrentar con seguridad las desigualdades y continuar tu trayectoria profesional con éxito.

 

Combate los estereotipos de género con estas tácticas

No trates de aparentar ser algo que no eres para encajar

Cuidado con los sesgos implícitos

Estos son las suposiciones inconscientes que las personas tienen sobre los demás. Tanto los hombres como las mujeres somos afectados por estereotipos de género que crean expectativas sobre cómo debemos actuar y los roles que debemos asumir. Crear consciencia sobre estos sesgos toma tiempo. Sin embargo, conocerlos nos permite identificarlos y responder a ellos de una manera efectiva, evitando perpetuar esas creencias tradicionales.

Deja que los hechos hablen por sí solos

No se puede esperar tener crédito por logros que nadie conoce. Pero, los estudios sobre liderazgo y género han demostrado que cuando las mujeres promocionan sus logros, tienden a ser juzgadas, a diferencia de los hombres. Compartir buenas noticias sobre los logros de tu equipo, por ejemplo, resalta tus atributos como líder.

No pierdas de vista tu esencia

No te enfoques en tratar de demostrar que eres algo diferente para encajar. El rol del líder es un rol masculinizado. Tradicionalmente se espera que las mujeres sean maternales y sumisas, cualidades relacionadas con debilidad. Asimismo, se espera que los hombres asertivos y dominantes, características asociadas al liderazgo. Sin embargo, está demostrado que cuando las mujeres líderes demuestran rasgos “masculinizados” son evaluadas de forma negativa. Lo importante en el rol de liderazgo es tener claro tu propósito y comunicarlo de manera efectiva, sin importar el estilo. Esto refleja que en las diferencias está el éxito y fomenta la inclusión y equidad.

El éxito de una mujer, determina el futuro de todas. Apoya y celebra los logros de otras mujeres

Apoya a otras mujeres

Muchos estudios han demostrado que el mayor obstáculo que enfrentan las mujeres en roles de liderazgo es la rivalidad femenina. El éxito de otras mujeres, determina el futuro de todas. Mientras más mujeres tengan éxito y logren sus objetivos, más oportunidades tienen las generaciones venideras de ocupar un espacio de influencia y de lograr un cambio significativo en la sociedad. Por lo tanto, ¡celebra el triunfo de todas!

Comparte las responsabilidades del hogar con tu pareja

Es muy difícil que puedas lograr alcanzar tus metas sin compartir las responsabilidades del hogar con tu pareja. Es ya muy sabido que los innumerables roles que se espera que asuman las mujeres les causan ansiedad, cansancio y frustración. Tradicionalmente, se espera que las mujeres sean las que dirijan sus hogares y cuiden de sus seres queridos. Pero este rol no es solo para mujeres, debe ser responsabilidad de todos. Por eso, conversar al respecto y distribuir las tareas de la casa y el cuidado de los hijos debe ser una prioridad para fomentar equidad. Los hombres también son juzgados por asumir roles en el hogar. Compartir las responsabilidades ayuda a desmontar los estereotipos de género que asignan roles injustos tanto a las mujeres como a los hombres.

Toma tu asiento en la mesa

No pidas disculpas por tus ambiciones y por querer perseguir tus sueños. Comparte tus talentos, siendo explícita sobre tu propósito y tus metas.

 

La autora, Laura Sartori, es experta en liderazgo y género con más de 20 años de experiencia en posiciones ejecutivas. Pertenece a la junta directiva de la organización Girls in Tech República Dominicana. Licenciada en Educación, con una especialidad en Entornos Virtuales de Aprendizaje del Instituto Virtual Educa, certificación en Coaching Educativo y Maestría en Administración Educativa de Lesley University. Posee un PhD en Liderazgo Educativo con concentración en Educación Superior de Western Michigan University. En su investigación estudió las experiencias vividas por mujeres en sus trayectorias hacia posiciones de liderazgo. Es fundadora y CEO de Savour Boards