El multipremiado resort situado en La Romana le da un nuevo significado al teletrabajo y al «quédate en casa».

 

Casa de Campo es un lugar soñado para vacacionar y un ícono del turismo en la República Dominicana. Ahora es también el lugar ideal para trabajar en contacto con la naturaleza. Respondiendo a las necesidades que han surgido a raíz de la crisis sanitaria del Covid-19, el premiado resort ha creado el innovador y completo programa Casa Cares.

Con importantes protocolos de salud, Casa Cares busca que en tu visita tengas la seguridad y tranquilidad de que te estás escapando a lugar privado y seguro. Un verdadero paraíso donde puedes vacacionar en grande, pero también trabajar cómodamente.

Y de eso puede dar testimonio nuestra querida directora, Evelyn Betancourt, quien recientemente disfrutó una estadía de work and play en Casa de Campo. Aquí 5 highlights de su paradisiaca experiencia, donde el trabajo remoto y el placer se combinaron a la perfección.

Casa de Campo
El llamado «quédate en casa» cobra un nuevo sentido en Casa de Campo

 

  1. Al llegar, la recibieron en su hermosa villa para un check-in privado, con toma de temperatura, un cuestionario de salud, entrega de mascarillas y gel antibacterial. Quedó claro que “en casa” la seguridad es lo más importante.
  2. El primer día, que era laborable, arrancó con el pie derecho, gracias a un desayuno divino y saludable en su villa. Nada como combinar alimentos nutritivos con sus antojos favoritos.
  3. La extensa agenda de reuniones virtuales de Evelyn (hello, new normal) se desarrolló sin complicaciones, gracias al internet de alta velocidad de Casa de Campo. Y, como buena amante de la naturaleza, aprovechó los más hermosos escenarios del jardín de su villa, que fueron su gran sala de reuniones.
  4. Luego de un lunch break, que, por la fortuna de estar allí, se convirtió en pool break, Evelyn se dio cuenta de que bien podía seguir su trabajo desde la piscina. Como no tenía más reuniones en la tarde, se quedó trabajando un rato desde el agua con la computadora en el borde de la piscina. ¡Nada mal!
  5. La primera parte del siguiente día de trabajo (el último laboral de la semana), transcurrió entre reuniones por Zoom y entrevistas de radio. Así fue hasta la tarde, cuando Evelyn y su familia se apuntaron a una aventura diferente: cruzar el Río Chavón en kayak. La excursión fue la mejor manera de cerrar el día, pues disfrutaron las hermosas vistas del río y se dieron un baño refrescante. Además, el paseo en kayak les sirvió de ejercicio para quemar las calorías extra de la cena de la noche anterior. ¡Una delicia que devoraron sin culpa!

 

Evelyn trabajando en Casa de Campo
Las reuniones virtuales de Evelyn se desarrollaron en los más bellos escenarios

 

El resto de la estadía de Evelyn se pasó en familia, cocinando en la villa, paseando por la propiedad en carritos de golf, disfrutando de tardes de playa y comidas frente al mar. La experiencia de trabajo y diversión en Casa de Campo la dejó inspirada, relajada, creativa y sí, un poco “malacostumbrada”. ¡100 % recomendada!

 

Evelyn y su familia disfrutaron diversas experiencia en contacto con al naturaleza
Casa de Campo
El resort recoge sus protocolos de prevención ante el Covid-19 en el programa Casa Cares