El experto en sostenibilidad y VP de Fundación Grupo Puntacana, Jake Kheel comparte 5 recomendaciones para cuidar nuestros destinos una escapada a la vez.

Cada desafío presenta una oportunidad nueva. Aunque la pandemia global de COVID-19 ha frenado el turismo internacional, nunca ha existido un mejor momento para que los mismos dominicanos exploren y conozcan a la República Dominicana. Con la mayor oferta turística en el Caribe y una amplia variedad de posibles destinos, actividades y atractivos, ahora es el momento de aprovechar el turismo interno y familiarizarse con lo nuestro.

Sin embargo, como viajeros, tenemos un compromiso de cuidar el país, sus recursos naturales y las comunidades aledañas a través del turismo responsable. Aquí algunas sugerencias de cómo practicar el turismo responsable y cuidar el planeta una escapada a la vez.

Turismo responsable
Fotografía: Jake Kheel

 

  1. Viaja contra la corriente

El sobreturismo (“overtourism” en inglés) es la concentración masiva de visitantes en sitios populares, sobrecargando el destino y afectando la calidad de la experiencia para todos. Con una masa insostenible de turistas, algunos sitios, como Machu Picchu y las Islas Galápagos, corren peligro de ser amados hasta la muerte. Literalmente. ¡República Dominicana tiene tantos lugares interesantes! Evita el sobreturismo investigando destinos y atractivos menos conocidos o fuera de las rutas más transitadas. Si vas a visitar sitios populares, planifica bien tu viaje en las fechas y horarios menos concurridos.

Evita las zonas turísticas demasiado concurridas y opta por lugares menos conocidos. Fotografía: Fundación Grupo Puntacana

 

  1. Conéctate con el aire libre

La Republica Dominicana tiene playas de clase mundial, pero además de sus costas, la diversidad del país se presta a nuevas modalidades de turismo. Por ejemplo, el astroturismo o turismo estelar, consiste en conocer lugares de poca contaminación lumínica para observar las estrellas y planetas. Con un poco de investigación y una mínima inversión en equipos, puedes convertirse en astrónomo local. El aviturismo es otra alternativa. Prioriza la observación y apreciación de las aves, tantas nativas que migratorias. Al aprender los nombres, colores y cantos de las diferentes especies de aves locales, tendrás una nueva perspectiva sobre tu país.

Astroturismo o turismo estelar. Fotografía: Eddy Martínez

  1. Apaga el motor

Recientemente hay una proliferación de deportes y actividades no motorizados con equipos que son cada vez más accesibles localmente. Stand up paddle (SUP), kayaking, ciclismo, windsurf, hiking son solo algunos ejemplos. Estas actividades permiten disfrutar la naturaleza sin crear ruido y disturbios, a la vez que haces ejercicio. Cuando salgas de la ciudad, deja el ruido atrás.

Turismo responsable
El autor practicando kayaking con su esposa. Fotografía: Jake Kheel

 

  1. Invierte en la comunidad local

La reducción del turismo internacional ha afectado la economía nacional a todos los niveles, incluyendo la de comunidades rurales y aledañas. Mientras disfrutas del turismo interno, apoya la economía local de esas comunidades, comprando artesanía del lugar y consumiendo frutas, vegetales, y especialidades locales. Si vas a visitar un balneario o cascada, utiliza los servicios de un guía local. Explora la gastronomía en los restaurantes de cada región. Los artesanos, agricultores, guías y pequeños negocios te lo van a agradecer.

Consumir los productos locales beneficia el turismo y la economía. Fotografía: Jake Kheel

 

  1. No dejes rastro

El concepto de “No dejes rastro” (“Leave No Trace” en inglés) nace en el montañismo y camping. Se refiere a prácticas en las que no se deja evidencia de la presencia humana en las visitas a espacios naturales. Pero la idea se debe aplicar a todo tipo de turismo: no dejes basura, no salgas de senderos establecidos, no arranques ni toques plantas ni animales, etc. En zonas vulnerables, evita incendios. No transites en las playas o áreas sensibles con vehículos. Y, sobre todo, respeta las normas y costumbres locales.

Visitar zonas poco concurridas es una forma de hacer turismo responsable. Fotografía Jake Kheel
Cuida las zonas que visitas, no dejes huella de tu paso. Fotografía: Jake Kheel

 

El turismo interno nos permite escapar de la “covidianidad” y la realidad que nos ha impuesto la pandemia global. Nos ofrece una oportunidad explorar las bondades de nuestra isla. Pero practicando el turismo responsable, garantizamos que los turistas internacionales encuentran los atractivos únicos dominicanos cuando eventualmente regresan al país.

El autor, Jake Kheel, es experto en sostenibilidad, escritor, cineasta premiado y vicepresidente de la Fundación Grupo Puntacana.