Ideas sencillas y relajantes para cerrar la semana y llevar al siguiente nivel tu rutina de autocuidado.

 

El último día de la semana debe ser para consentirse más y exigirse menos: auténtico self care Sunday. Aquí conseguirás recomendaciones para que la música, la lectura, las actividades manuales, la comida, la bebida y hasta al arte de no hacer nada te ofrezcan un domingo reparador.

 

  1. Empieza tu self care Sunday con un buen baño. No, no hablamos de la típica ducha mañanera de 5 minutos, sino de un baño con todas las de la ley. No tiene que ser largo, pero trata de que dure al menos 15 minutos e integra algunos elementos para relajación extra, como llenar la bañera con agua tibia con espuma, sales minerales, o alguna leche corporal que huela rico.

  1. Crea un playlist para ese día y pasa el día con música ambiental en casa. Replica el ambiente de un spa o un resort en casa poniendo música relajante en un volumen moderado. Haz tus actividades normales del día con un buen playlist de background. Puede ser jazz, bossa nova, chill out o cualquier género que te haga sentir en calma. Numerosos estudios confirman que la música puede ayudar a bajar los niveles de estrés y ansiedad, pero la verdad es que no necesitábamos que nadie nos lo dijera, ¿o sí?

  1. Cambia tu cel y tu tv por un buen libro durante algunas horas. El bombardeo constante de información a través de las redes sociales puede ser abrumadora y generar ansiedad. Y el hacer scroll en Netflix durante 20 minutos después de 4 meses en cuarentena viendo todo lo nuevo que sale, tampoco ayuda mucho. ¿Por qué no optar por un poco de entretenimiento a la antigüita y dedicarle una hora o dos a ese libro que siempre estas por terminar o el que tienes meses por empezar? Leer puede ser parte de tu self care Sunday. Esta actividad reduce el estrés, aumenta la concentración y amplía tu vocabulario, entre muchos otros beneficios. Y no, para esto no cuenta tu tablet ni tu cel. Una investigación de la Universidad Complutense de Madrid reveló que leer en el móvil o en una tableta durante más de 20 minutos aumenta 9 de 10 síntomas visuales, como la visión borrosa o la sequedad ocular. No, gracias.

 

Leer debe ser parte de la rutina del self care Sunday
Dale un break a los electrónicos y reconecta con el placer de un buen libro impreso

 

  1. Sírvete una copa de vino, prepárate un té relajante o un café especial, y saboréalo con consciencia. Con lo rápido que vivimos, generalmente comemos y bebemos de manera mecánica, haciendo otras cosas a la vez o de manera distraída. Pero cuando te concentras únicamente en esa actividad se disfruta muchísimo más… así sucede con casi todos los placeres de la vida. Mindful everything!

Amelie tomando te
Disfrutar tu té favorito despacio y prestando atención a los olores y sabores elevará la experiencia

 

  1. Haz algo con tus manos. Puede ser preparar una receta nueva y deliciosa, atender un poco a tus plantas. Actividades como cocinar y cuidar el jardín o las plantas de tu casa también contribuyen a relajarte y mejorar tu estado de ánimo. Lo de las plantas quizá lo habías escuchado, ya que la horticultura es utilizada con fines terapéuticos desde hace años en Europa y Estados Unidos, pero quizá no te habías enterado de que cocinar puede tener un efecto similar por su componente creativo. Además, te permite enfocarte en un pensamiento concreto, sin divagar, y te da una especie de meta para crear, controlar y de paso disfrutar, de acuerdo a lo que dijo en una entrevista para CNN Michael Kocet, jefe de departamento en la Escuela de Psicología Profesional de Chicago.

 

Cocinar
Cocinar puede ser una actividad estimulante y relajante a la vez y más si lo haces en buena compañía

 

  1. Vete temprano a la cama y disfruta unos momentos de dolce far niente (la dulzura de no hacer nada). Si te gusta la meditación, este puede ser un buen momento para practicarla, pero si no es lo tuyo, aprovecha para pasar minutos a solas pensando en algo que te traiga alegría, como ese maravilloso viaje que tuviste el año pasado (o el que piensas hacer cuando pase todo esto), en lo bien que la pasaste la última vez que te juntaste con tus amigos o cualquier momento en el que fuiste muy feliz. En un artículo para el portal Psychology Today, el neurocientífico Alex Korb afirma que la estrategia más simple para aumentar el nivel de serotonina, hormona reguladora del ánimo, es pensar en recuerdos felices.