Sergio Taveras nos presenta su nuevo proyecto empresarial y la innovadora propuesta “slow paced luxury”.

Sergio Taveras no es una de esas personas a quienes hay que recordarles que la vida es corta, que hay que disfrutar el momento, ver el mundo con curiosidad y apreciación. Tiene alma de bon vivant, vocación de trotamundos y una pasión desbordante por conocer lugares y personas, así como vivir y compartir nuevas experiencias.

Hace todo el sentido del mundo que Sergio haya hecho una fructífera carrera en el sector turístico. Trabajó para cadenas hoteleras de gran prestigio internacional como Sheraton y Waldorf en Dubai. Viajó por todo el mundo y sus travesías le dieron ideas para luego fundar Visenso Luxury Travel Ambassadors. Su agencia boutique representa para los mercados de España y Portugal destinos tan sorprendentes como La India, Nopal, Bután, Sri Lanka, Indonesia, China, Japón, Tailandia y Rusia, por mencionar algunos.

La experiencia ha sido fascinante. Sin embargo, a menos de dos años de haberla lanzado, el inquieto Sergio ya tenía otro emprendimiento entre manos, uno que responde a otra de sus grandes pasiones: la República Dominicana. “Yo vendo este país como nadie”, nos dijo, cuando lo entrevistamos para la revista a principios de año, y hoy nos presenta orgulloso el proyecto con el cual lo piensa demostrar: Bonvidó, Authentic Experiences.

El comienzo de una idea

Durante años, Sergio y su hoy socio, Víctor Fondeur, habían fantaseado con una iniciativa en el turismo de lujo en la República Dominicana. Pues, aunque tenían claro que al país le sobran atractivos, sentían que se podía presentar y promover muchísimo mejor. Así, estos amigos de infancia crearon una agencia centrada en experiencias auténticas, partiendo de que el lujo varía de persona a persona.

“Bonvidó proviene de un deseo mutuo de mostrar la cultura dominicana, su flora y fauna, sus gemas escondidas y su comida caribeña con un toque diferente. Los dominicanos somos personas felices, curiosas y abiertas y estamos muy orgullosos de nuestras raíces. No tenemos prisa, y aunque naturalmente somos personas orientadas al servicio, las cosas se mueven a un ritmo más lento en nuestro país, como es habitual en el Caribe”, explica Sergio. Por eso, el eslogan de la compañía es «Embrace Slow Paced Luxury», algo así como “abraza el lujo de ritmo lento”.

Bonvidó à la carte

Pueblo Príncipe Samaná-Minsiterio de Turismo
Pueblo Príncipe. Samaná. Fotografía: Ministerio de Turismo

Con Bonvidó los viajeros pueden contar con una escapada pre-planificada y customizada de acuerdo a sus gustos e intereses. ¿Un viaje donde la aventura sea el elemento común? ¿Relajación, romance y descanso? ¿Hacer turismo cultural o gastronómico? Ellos lo diseñan a su medida.

“Me emociona poder mostrar al mundo lo que es nuestra isla, el caché que tenemos, y por qué es una de las islas más simpáticas del mundo; no se compara con nada”, nos dice Sergio. «El carisma, la comida, el aire, etc… poder entusiasmar a la gente con eso, me pone una sonrisa”.

Laguna Dudú
Laguna Dudú, provincia María Trinidad Sánchez

La promesa de Bonvidó a los visitantes de República Dominicana es una: un nivel excepcional de servicio. Es decir, ese que te hace sentir especial, ya sea que viajes por negocios, luna de miel, en familia o solo/a.

El hospedaje siempre será de primera. Bien que el visitante opté por hoteles, eco lodges o villas de lujo. Sergio está claro en que “tienes que venderle a la gente exactamente lo que ellos necesitan”. En su trayectoria en el negocio de la hostelería aprendió el valor de las experiencias personalizadas, y como dominicano sabe que aquí lo tenemos todo.

Plaza España
La Plaza España, Ciudad Colonial. Fotografía: Ministerio de Turismo

 

Cigarro dominicano
El cigarro dominicano es considerado entre los mejores del mundo. Fotografía: Ministerio de Turismo

 

Playa Rincón
Playa Rincón, Samaná. Fotografía: Ministerio de Turismo