Secretos de la interiorista Karina Fabián para un bar cart totalmente equipado y que se robe las miradas.

Los barcitos móviles hicieron su triunfal regreso a los hogares hace unos años y la tendencia continúa con fuerza. Aparecieron originalmente en los años 30 y 40, su popularidad se extendió hasta los 70 y tras muchos años en pausa, han recobrado su gloria. Quizá se debe a que además de ser súper funcionales y estilosos, son de gran utilidad para esos get together en casa.

Tanto los más modernos, con líneas limpias y detalles contemporáneos, como los que tienen un estilo más retro, en metal con los doble estantes de vidrio o mármol, estos carritos pueden ser el perfecto statement del hogar. Y claro, tenerlo correctamente surtido y organizado, es clave para completar esta ecuación.

Karina Fabian junto a bar cart

Mi bar cart ideal puede ser de café, jugos, aguas saborizadas, chocolate y, obviamente, de bebidas alcohólicas, para las que no puede faltar hielera con pinza, set de herramientas de bar, cristalería, portavasos, servilletas de cóctel y removedores”, asegura Karina Fabián, decoradora de interiores y fundadora de la empresa de interiorismo @purodisenord.

En cuanto a las etiquetas, aquí la regla dicta que mientras más amplíes el abanico de opciones, mejor. Nada peor que esmerarse en el menú de una reunión y fracasar por escasez de bebidas. Lo ideal es que cuentes con ron, whisky, vino, ginebra con todos los botánicos, presentados de manera atractiva, vodka, digestivos y una jarra de agua fría.

Bar cart

La decoración

Aprovecha tu carrito bar como elemento multifuncional para colocar, además de botellas, bebidas alcohólicas y copas, otros objetos decorativos que ayuden personalizar el espacio.

Completar el surtido de botellas con flores, plantas o un arreglo de frutas, es perfecto para darle ese toque especial. También puedes poner libros decorativos de coctelería o una linda bandeja auxiliar”, nos dice Karina. Lo interesante además es que puedes ir paseándolo por diferentes áreas de la casa: comedor, estudio, terraza, las posibilidades son infinitas, concluye.

carrito bar