Si tienes alma aventurera, este es el destino que debes de poner en el top de tu bucket list local.

Bahía de las Águilas es uno de esos lugares que todo dominicano (y extranjero) debe conocer. De playas vírgenes, con una vegetación y ecosistema únicos, Bahía de las Águilas es patrimonio de Quisqueya. Como destino, no es para los que prefieren viajar cómodos y hospedarse en hoteles 5 estrellas. Pero lo que este escenario ofrece a los sentidos y al alma supera con creces cualquier viaje de lujo.

Algunos se atreven a ir hasta Bahía de las Águilas en sus vehículos (deben ser 4×4), otros se alojan en hoteles de Perdernales y hasta en Barahona. Pero, definitivamente, las nuevas opciones que hay en Cabo Rojo para hacer «glamping» (camping con glamour) de forma más confortable y especial que cargando encima tu propia tienda de campaña, han renovado la oferta de alojamiento para esta zona y ha colocado a Bahía de las Águilas en un spot de referencia para los amantes de la naturaleza y el ecoturismo.

Cabo Rojo

Eco del Mar Cabo Rojo
Eco del Mar, Cabo Rojo

Cabo Rojo, puerta a Bahía de las Águilas

Además, una de las grandes ventajas que le veo a hacer «glamping» en Cabo Rojo es que, al estar más cerca de Bahía de las Águilas, puedes pasar más tiempo en la reserva y relajarte en el entorno, contemplar un atardecer mágico y disfrutar del espectáculo de estrellas en el cielo al anochecer. Tentador, ¿no?

Cuando fui me alojé en Eco del Mar, una opción fantástica y muy cerca de Bahía de las Águilas. Lo ideal es que planifiques tu viaje para que dispongas mínimo de dos noches para poder visitar otros puntos de interés en el Sur Profundo, como la Laguna de Oviedo y el Hoyo de Pelempito.

Una escapada aquí puede ser tanto romántica, como para disfrutar entre amigos o pasar tiempo de calidad con la familia. Es perfecta para alejarte del bullicio cotidiano y de la infoxificación que estamos viviendo con la tecnología. Es una experiencia para reconectarte con la naturaleza y deleitarte con los colores del paisaje y la paz del ambiente.

Onysela en Los Morones
Una bañito fresco en Los Morones, Barahona

Más de mis escapadas en @misviajesmidestino