Si la realidad de la pandemia llegó a tu vida con insomnio como guarnición, estos consejos son para ti.

Estamos viviendo un momento único, sin precedentes, impredecible. La pandemia nos agarró a todos por sorpresa y las medidas drásticas que los gobiernos tuvieron que imponer nos cambiaron la vida de un día para otro. Situaciones como perder tu trabajo, teletrabajar con los niños en casa, quedarte solo en tu hogar sin poder recibir visitas, perder a un ser querido o temer por tu salud y la de los suyos son estresantes y es posible que afecten tus patrones de sueño e incluso causarte insomnio.

Las siguientes recomendaciones pueden ayudarte a mantener y/o recuperar tu rutina de sueño aún en tiempos de coronavirus:

  • Mantén horarios regulares en tus principales rutinas del día: sueño, comidas, ejercicio físico, contactos sociales. Para ayudarte con esto, planifica tus días con antelación.
  • Por la mañana, haz tu cama y no vuelvas ni a mirarla hasta la noche.
  • Procura tomar de 10 a 20 minutos de sol por la mañana para mantener tu reloj biológico en forma.
  • Reduce la cantidad de café que consumes cada día. A pesar de tener mucho trabajo, estrés o tener que lidiar con los niños, la falta de movimiento hará que la metabolización del café sea más lenta. Si te cuesta mucho, los cafés de después de las 10:00 A.M. podrías sustituirlos por descafeinados.
  • Si duermes siesta, trata de que no sea muy tarde ni muy larga (de 20-40 minutos). Una buena opción es dormir antes de comer y así te espabilas mientras comes y no necesitas otro café para enfrentar la tarde.

Cómo recuperar mi rutina de sueño
20 minutos de actividad física al día te puede ayudar a dormir mejor.
  • Muévete. Busca todos los días, como mínimo, 2 ratitos de al menos 20 minutos para bailar, saltar, correr, hacer una rutina de ejercicios físicos o lo que se te ocurra para mover el esqueleto.
  • Reduce tu exposición a dispositivos electrónicos. Ya sé que es difícil… En el móvil, tableta y computadora están tu jefe, el profesor de tus hijos, los amigos, el entrenador físico, el periódico… Con razón nos pasamos el día pegados a ellos como si fuesen una bombona de oxígeno. Sin embargo, dosificarlos es importante para recuperar tu rutina de sueño. Además de la ya conocida luz azul que desincroniza, nuestro reloj biológico, el constante flujo de información es enormemente adictivo y para más inri, estamos expuestos a un exceso de contenido difícil de digerir.

 

 

Para un mejor descanso nocturno, evita utilizar dispositivos electrónicos a la hora de dormir.
  • Selecciona la información que te conviene, que te hace bien y es constructiva, y rechaza mensajes alarmistas, pesimistas o pendencieros.
  • Si tienes preocupaciones económicas, laborales o de salud, enfoca tu energía en buscar soluciones o estrategias para realizar durante o después de la crisis. Tu creatividad no tiene límites y los problemas, a veces, son grandes oportunidades.
  • Llénate de positividad. Reflexiona cada día sobre personas, momentos y sucesos que agradeces.
  • No pases en la cama más de 8 horas.

Marta Fernández-Bolaños es terapeuta del sueño certificada. Estos consejos fueron publicados anteriormente en su cuenta de Instagram @somnoterapia. Síguela para más recomendaciones.